De acuerdo con "El País", Nike, que mantiene un contrato de patrocinio con Colin Kaepernick, acaba de estrenar un anuncio gráfico en el perfil de Twitter del deportista que “trata de llamar la atención hacia un debate necesario en Estados Unidos”. Una maniobra, se añade, “que no deja de ser arriesgada porque entra de lleno en una cuestión muy controvertida”, si bien es cierto que no se trata de una estrategia azarosa y que, dado el conocimiento que la marca tiene de sus públicos, “apuesta porque sus fieles, especialmente las nuevas generaciones, apoyarán también su causa o, al menos, la respetarán”. En concreto, la creatividad del anuncio reza las siguientes palabras: “Cree en algo. Incluso si significa sacrificarlo todo”.

Uno de los principales indicadores del momento actual de las corporaciones, su cotización bursátil, acaba de dar un aviso. Ayer mismo, a la apertura de Wall Street, el valor de las acciones de Nike descendió un 3%.

En redes sociales, la respuesta de los internautas ha sido dispar: desde usuarios que celebran que la marca haya dado un paso adelante y consideran que deberían desempeñar un papel activo en debates clave hasta otros que lamentan que un asunto como el racismo sea objeto de una campaña comercial, siempre según "El País".

Hasta el propio presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha opinado sobre la campaña. "The Guardian" publica que el político considera que “es un terrible mensaje que [Nike] está enviando”, a lo que añade que “pienso que es un terrible mensaje y un mensaje que no puede ser enviado. No hay razón para ello”. En cualquier caso, Trump cree que tanto Kaepernick como Nike tienen derecho a expresarse: “es de lo que se trata en este país, tienes ciertas libertades para hacer cosas que otras personas piensan que no debes hacer, pero yo personalmente estoy en un lado diferente”.

El nuevo anuncio de Nike, informa "Creativity", forma parte de una campaña de mayor envergadura que ha sido desarrollada por la agencia de cabecera de la firma deportiva, Wieden + Kennedy. 

Otro de los anuncios de este despliegue, que se estrenó durante la emisión del U.S Open, está protagonizado por la tenista Serena Williams.