anuncios

A caballo entre el análisis sociológico y el anuario creativo, el Design Top-15 de Science of the Time (www.scienceofthe time.com) analiza fenómenos tan importantes como el desarrollo de las redes sociales, la globalización, el desarrollo informático o el peso cada vez mayor que tienen las mujeres en la industria del diseño. Y ofrece ejemplos de diseñadores que con sus trabajos, recogidos de los cinco continentes, ilustran estas tendencias.

Hoy publicamos la mitad de las tendencias incluidas en el informe. El resto se publicarán la próxima semana.


1. Diseño de masas versus introspección


Esta tendencia traslada al ámbito del diseño la tensión a la que se ve sometido en hombre en la sociedad actual: unirse al grupo o defender su individualidad. Por un lado, las personas (los diseñadores también) tienden a agruparse, usando un punto de partida unificador en sus creaciones, mientras que, por otro, tratan de destacar y pensar como individuos no conectados a una masa. Ambos lados de la moneda son representados por la artista sudafricana Heidi Chisholm y el colectivo de diseño italiano Ctrlzak.


La victoria de Barack Obama en las últimas elecciones presidenciales estadounidenses ha inspirado a personas en todo el mundo, incluida Chisholm, que para conmemorar este hito histórico diseñó varios productos, entre ellos bolsos estampados con la imagen del presidente Obama y su esposa Michelle. En el lado contrario, tenemos la serie Remeditate, de Ctrzak, una reinterpretación muy personal de objetos cotidianos. La serie está inspirada en el mundo de la medicina y se basa en asociaciones simbólicas entre la medicina y la función y forma de objetos habituales como mesas o sillas.
“Los conceptos del crowdsourcing se usan en diseño, y las mayores comunidades sociales también se utilizan en (léase, son atacados por) el branding y marketing. La gente usa y es usada por los medios sociales. En oposición a esto, hay diseñadores que enfatizan su derecho al pensamiento individual y la libertad de creación. Es David contra Goliath otra vez”, dice el informe.

2. Color para el pueblo


“Añadir color al diseño iguala a la gente en la alegría”. Tan fácil como parece. El pabellón danés para la Expo de Shanghai 2010 es un buen ejemplo. Diseñado por Bjarke Ingels y Jeppe Hain, es una muestra de la cultura danesa con la Sirenita de Hans Christian Andersen en el centro. En el pabellón destacan las coloristas sillas creadas por Skibsted a partir de ideas como interacción, movilidad y versatilidad, no sólo de los objetos, sino también de las personas y pensamientos. Las sillas están fabricadas con madera contrachapada de diferentes colores, en un diseño que permite crear diferentes combinaciones de colores.


“Los diseñadores”, dice Science of the Time, “tienen una tarea que va más allá del proceso creativo basado en las soluciones por el que se les paga, o no. Tienen que añadir una actitud, permitiendo que la gente extraiga indicios de una vida mejor. Como añadir colores y, por lo tanto, emociones y, por lo tanto, esperanza. El diseño debería ser el perfecto antídoto a la recesión”.

3. Virtualidad real


Después de la realidad virtual, llega la virtualidad real. “La forma en la que miramos a nuestro alrededor está cada vez más influida por la forma en la que trabajamos en nuestros ordenadores. El mundo virtual en 3D crea posibilidades de cambiar el mundo real. Bienvenidos a la era del ‘wireframe’. Una era en la que nuestros espacios de vida y ocio están influidos por los avances del ‘software’ informático”.


Uno de los ejemplos que Science of the Time recoge para ilustrar este tendencia es el curioso experimento que llevó a cabo el arquitecto Thom Faulders (San Francisco) en el patio trasero del ejecutivo de Apple Jeff Dauber. Faulders creó un fondo diseñado a partir de un modelo 3D (Deformscape), que acaba con la sensación de gravedad, logrando que el suelos y las paredes parecieran onduladas a la vista.


Desde que Francesco Borromini creara la Galeria Spada (Roma) el diseño arquitectónico y las perspectivas forzadas han ido de la mano, pero mientras la arquitectura del Renacimiento empleaba las matemáticas para crear escorzos, Faulders usó un software de 3D para conseguir el efecto del Deformscape.

4. Por y para las ciudades


Esta tendencia trata sobre el papel del diseño en el mundo urbano. Sea para una ciudad o inspirado en una ciudad, parece evidente que el diseño ayuda a mejorar la imagen urbana. “Un número creciente de ciudades han entendido la importancia del potencial creativo porque, casi por definición, las ciudades son núcleos de pensamiento creativo. Las ciudades tienen una gran tarea por delante y están encontrando formas de usar el potencial creativo de la gente que vive en ellas. Planificadores urbanos y desarrolladores sociales colaboran cada vez más con una parte creciente de la comunidad de diseñadores”.


Un ejemplo original de creatividad aplicada a mejorar la vida en las ciudades son los aparcamientos para principiantes de Peter Jakubik, quien, inspirado por el crecimiento de la hierba, ha ideado un mecanismo formado por barras de gomaespuma que separan las plazas de aparcamiento unas de otras, permitiendo al conductor ver de forma clara cuando invade el espacio de otro coche.


“Porque todos nos estamos volviendo más y más globales: ciudadanos del mundo. Porque las ciudades son cada vez más importantes. Queremos lugares a los que merezca la pena viajar, en los merezca la pena vivir. Un sitio al que llamar hogar. Por lo tanto, intentaremos mejorar la ciudad en la que vivimos, tanto si es con arte y diseño o manteniendo las calles limpias”.

5. El nuevo lujo


Según Science of the Time, una nueva forma de entender el lujo se está instalando en la sociedad. Una concepción que no tiene que ver con la abundancia, sino con los principios del minimalismo (hacer más con menos) y los efectos de la crisis mundial, un fenómeno que, se supone, está golpeando a (casi) todo el mundo.


Como ejemplo, la serie de aparatos de radio Ewaste, de Solomon Nkhambula, fabricados con deshechos y piezas de ordenadores. O el Havana Chic del dúo Wolfs & Jung, una cinta de embalaje decorada con motivos que hacen referencia al mundo del lujo. “El nombre de Havana Chic hace referencia a la historia de Cuba, antes de la llegada del Che Guevara y Fidel Castro, cuando Cuba era el patio recreo de los ricos y famosos. La cinta de embalaje y su carácter de lujo, unida a la historia de Cuba, es extremadamente irónica y simbólica”.

6. El poder de los números


“Los genios de los números son el nuevo color de moda”, comentan irónicamente los analistas de Science of the Time. Vivimos en una sociedad rebosante de datos y el diseño gráfico ha tomado conciencia de que una presentación visual de esa información hace que sea accesible a todo el mundo. “Desde el momento en que creímos que el mundo podía explicarse mediante números hemos estado recopilando datos y abstrayendo nuestro mundo en bits que pudiéramos procesar. Con la sobreabundancia actual de información, estos bits (ahora bytes) de información se han convertido en lo mismo que trataban de explicar: un conocimiento denso. En una especie de movimiento de retroceso, la forma de presentarla hace comprensible la información.”


La estudiante de diseño Armina Ghazaryan puso en marcha la web http://thesis.armina.info, un blog que presentaba la investigación personal que para su proyecto de fin de carrera estaba haciendo sobre gráficos y visualización de datos en el ámbito de la microbiología. Hoy en día, la web sigue activa y recoge ejemplos de cómo se presenta gráficamente información de todo tipo, desde los resultados de las elecciones en Alemania hasta el Mundial de Sudáfrica.

7. Diseño con conciencia


El diseño, mantiene Science of the Time, no va sólo de crear objetos bellos, sino de tratar de “cambiar el mundo para bien”. Es lo que intentan algunos diseñadores como Ninette Murk con la línea de ropa DAA para H&M, con la que pretende alertar a los jóvenes sobre los riesgos del sida, o el trabajo que está haciendo Y&R Sudáfrica para Unicef con el fin de recuperar a los niños soldados.


Dentro de su esfuerzo por reinsertar en la sociedad a estos niños, Unicef realizó una campaña consistente en un envío de marketing directo que a primera vista parecía una colección de soldados de juguete. Al abrir la caja, sin embargo, se descubría que las figuras eran en realidad niños leyendo, jugando al fútbol, montando en bici, etcétera. “Más que un simple mensaje, es un recordatorio continuo de la realidad que esos niños afrontan a diario”.

“Las crueldades que se cometen y se sufren cada día en el mundo y la voz de los supervivientes son enterradas por números y estadísticas”, explica el informe. “El mundo es un lugar peligroso, pero las historias de aquéllos que viven en los lugares más peligrosos del mundo no deberían ser olvidadas ni idealizadas”.

8. Las mujeres cobran protagonismo


La visibilidad de las mujeres en el mundo del diseño está creciendo. Los trabajos del estudio sudafricano Nomili, las belgas Atelier Blink, el estudio alemán PYG o las suecas Front son un ejemplo, según Science of the Time, del diseño realizado por mujeres. Pero, ¿existe un diseño de mujeres?, se pregunta el informe. La cuestión no es fácil.


“Afirmar que los diseños de las mujeres destacan en su mayoría por la emotividad que incorporan a los productos es una pendiente resbaladiza hacia el sexismo no intencionado. Además, sería hacerles un flaco favor a las mujeres en general decir que esas mujeres destacan por la feminización del mundo. Como si ser mujer fuera sólo una metáfora de ser emocional o estar más vinculada a la tierra que los hombres. Es como decir que desde que el mundo empezó a darse cuenta de su efecto sobre el medio ambiente, todos nos estamos convirtiendo en mujeres. Las mujeres no pueden ser consideradas una versión de los hombres. Y los hombres nunca sabrán lo que es ser una mujer. Lo que significa ser una mujer es todavía objeto de debate en estudios de género de todo el mundo. La típica mujer no existe, por mucho que las marcas y los políticos traten de convencernos de lo contrario. Y estas diseñadoras lo demuestran”, afirma.


“Al presentarlas como una tendencia, no ignoramos las complejidades y paradojas inherentes a señalar el aumento de mujeres notables en la industria del diseño. Estas mujeres son al mismo tiempo notables porque hacen buenos productos y porque estos productos se conceptualizan a través de su sensibilidad. ¿Se puede decir que estas sensibilidades se han desarrollado sólo a partir de su experiencia como mujeres? Se podría, pero entonces estaríamos ignorando el hecho de que también se han visto influidas por su raza, su ubicación, su educación, sus viajes y demás, y la manera en que todos estos factores influyeron los unos en los otros”.

Accede al informe aquí.