Reutilizar 

Los productos tienen la obligación de ajustarse a los estándares sostenibles. El envase tiene la obligación de transmitir respeto por el medio ambiente y las opciones de empaquetado sostenible deben preferirse a otras. Las opciones de empaquetado reutilizable, como el cristal, serán tendencia en 2018. Así como los envases realizados a partir de materiales reutilizados, envases biodegradables e incluso con certificados ecológicos. 

Personalizar

Las expectativas de los compradores digitales con respecto a sus pedidos se han intensificado y el empaquetado se está convirtiendo en un jugador clave en la experiencia de la compra por Internet. En este sentido, una de las tendencias que marcarán 2018 será la de facilitar impresiones digitales personalizadas para cada orden de compra. 

Virtualizar

La visualización de vídeos e imágenes es cada vez más importante para convertir a los consumidores en compradores. El reto en 2018 estará en buscar fórmulas para incorporar la realidad virtual a los envases. Existen ya algunas experiencias, como los envases que se convierten en gafas de realidad virtual, o incorporar en el etiquetado códigos que hagan vivir una experiencia virtual. 

Experiencial

Los consumidores seguirán más motivados por vivir una experiencia cuando adquieren un producto que por la compra real en sí. El marketing experimental seguirá siendo una tendencia a explorar este año. El 'packaging' de los productos debe ayudar a crear esa experiencia con innovaciones que pueden ser tan sencillas como incorporar olores al envase o ir más allá con unos cascos para escuchar una canción en un paquete. 

Informar

Las leyes y regulaciones serán más estrictas que nunca en términos de nuevos productos, lo que obligará a los fabricantes a ser más transparentes en la descripción de sus contenidos. Así ocurrirá con la nueva legislación que redacta Europa sobre el etiquetado de medicamentos que, muy probablemente, tenga un siguiente paso en la industria alimentaria. 

Digitalizar 

La publicidad nativa, la inteligencia artificial, las campañas impulsadas por grandes volúmenes de datos y el aprovechamiento del impacto del nicho de los ‘microinfluenciadores’ están también llamados a explotar en 2018.