Quienes reciben Netflix y/o HBO ven mucha menos televisión lineal que el resto

España es el único país donde los programas de prime time arrancan después del pico de máximo consumo, que tiene lugar alrededor de las 22:35h. Estos horarios están haciendo bajar el consumo lineal de televisión, mientras que benefician el despegue de las plataformas bajo demanda (OTT’s): en solo seis años 1,4 millones de espectadores han dejado de ver televisión en el ‘prime time’. Estas son algunas de las principales conclusiones según el informe que ha hecho público la consultora GECA.

Los españoles cada vez ven menos televisión. En el año 2018 se alcanza el peor dato de consumo televisivo de la década, con una media diaria de 3 horas y 48 minutos al día, casi 20 minutos menos que en 2012, cuando se batió un récord histórico (4 horas y 6 minutos). La bajada la provoca principalmente el prime time de lunes a viernes (21:00-24:00), la banda más importante del día. En solo seis años, de 2012 a 2018, dicha franja pierde más de 1.400.000 espectadores, hasta situarse en un promedio de 15.667.000. Casi la mitad de esas fugas (604.000) tiene lugar en apenas un año, de 2017 a 2018, el descenso más pronunciado jamás registrado en el prime time español.

Según el informe, la pérdida de audiencia está relacionada con la hora de inicio de los programas estelares de prime time, que se ha ido retrasando de forma sistemática, a espaldas de los hábitos de sueño de los españoles. Si en la temporada 1994/95 las grandes bazas de programación arrancaban de media a las 21:45 hs., en la de 2000/01 lo hacían a las 22:05 y en la de 2010/11 a las 22:15. En la temporada actual, la de 2018/19, los espectadores tienen que esperar hasta las 22:49 para poder ver su serie, reality, película o concurso preferidos, cuando, tan solo tres temporadas atrás, estos espacios empezaban once minutos antes, a las 22:38. Se produce así un hecho insólito en la televisión mundial: los espacios estelares dan comienzo en España casi quince minutos después de alcanzarse el pico máximo de consumo del día (este tiene lugar a las 22:36 h.)

De hecho, los minutos más vistos del día ya no recaen, en su mayor parte, sobre los programas estelares, aquellos que concentran las máximas inversiones de las cadenas. En lo que va de temporada 2018/19, “Pasapalabra”, un concurso de daytime, se alza con el 50% de los minutos de oro, muy por delante de espacios de prime time como “Gran Hermano VIP” (el 11,8%) o “Tu cara me suena” (el 3,3%).

Según GECA, esta anómala configuración del prime time español está facilitando el despegue de las plataformas de contenidos bajo demanda, que añaden a sus propios méritos los deméritos de un modelo que no parece tener en cuenta las horas de sueño de los espectadores, al obligarles, si quieren conocer el desenlace de su programa, a acostarse, como pronto, alrededor de la una de la madrugada.

Aunque el mercado aún no maneja datos precisos sobre la audiencia de este tipo de plataformas, la audimetría sí que permite conocer que quienes reciben Netflix y/o HBO ven mucha menos televisión lineal que el resto, lo que, según la consultora, podría explicar el fuerte retroceso de consumo experimentado en 2018, especialmente en el prime time

En el conjunto del día y de lunes a viernes, su dato de consumo se sitúa en apenas 2 horas y 50 minutos, lo que supone casi una hora menos (58 minutos) que el conjunto de la audiencia. Estos niveles de consumo son aún más bajos entre los más jóvenes, que, siempre en referencia a quienes reciben Netflix y/o HBO, no dedican ni siquiera hora y media a ver televisión lineal: 83 minutos diarios los niños de 4 a 12 años y 79 los jóvenes de 13 a 24.

Acceder al Informe GECA desde aquí.