shackleton

Al recoger su equipaje, los pasajeros del vuelo JK5208 se encontraron con algo más que sus maletas. De la cinta transportadora fueron saliendo regalos personalizados para cada uno de ellos. Tras la sorpresa inicial, los pasajeros han salido al encuentro de sus familias con regalos y una bonita historia que contar.

“Esta acción consolida la imagen de compañía innovadora y cercana a nuestros pasajeros. Es una acción humana, cercana y refleja bien el posicionamiento que llevamos trabajando desde hace un año. Hemos trabajado en la base de la unión, ya que no solo llevamos a nuestros clientes hacia un destino sino que los llevamos hacia el encuentro con sus familias, trabajos… En definitiva, les llevamos hacia sus ilusiones”, explica en un comunicado Núria Tarré, directora comercial de Spanair.

“La idea se ancla en el posicionamiento de Spanair que es "unir personas”, explica Enric Nel-lo, vicepresidente de Shackleton en Barcelona. “Sabemos la carga emocional que supone estar viajando una noche tan especial, en los últimos vuelos, cuando todo el mundo está reunido con sus familias celebrando la Nochebuena. Estos pasajeros se merecen un regalo como el resto, con toda la emoción y además con el factor sorpresa. Por eso pensamos que podía ser un momento muy especial ver aparecer una caja con tu nombre en la cinta donde esperas recoger tu maleta. Un gesto muy especial para todos aquellos que no tienen más remedio que volar el 24 de diciembre por la noche.”

La acción ha pretendido no sólo provocar una grata sorpresa si no acertar al máximo con el regalo, para lo que se han personalizando según el tipo de pasajero. Para los niños, peluches, piruletas gigantes, caballos, coches y trompetas de juguete, marionetas y disfraces. Para los adultos, productos de belleza, cámaras de foto lomográficas y sombreros.


Se puede ver el vídeo de la acción en www.spanair.tv.