MyM

Samsung apoya el lanzamiento de Galaxy Note con una sorprendente acción en Metro de Madrid

“Bienvenidos a la Estación Sol Galaxy Note” es el lema que durante un mes recibirá a los pasajeros del metropolitano de Madrid a su paso por la estación de Sol.

El mensaje, con el que la firma coreana apoya el lanzamiento de su último terminal, el Galaxy Note, a medio camino entre un smartphone y una tableta, forma parte de una inédita acción en nuestro país y también sin precedentes para Samsung en Europa, por la cual, la estación será rebautiza, de manera que a su nombre original se le añadirá el del nuevo terminal.

Cheil Spain, la división española de Cheil Worldwide, es la responsable de la campaña de lanzamiento en España del nuevo dispositivo móvil de Samsung.
Además de incorporar la tipografía propia de la marca a los letreros, también se ha personalizado toda la estación con imágenes del nuevo dispositivo móvil desde las que se invita a los viajeros a descubrir todo lo que podrían hacer durante el viaje si tuvieran un Samsung Galaxy Note en sus manos como, por ejemplo, leer todos los periódicos en lugar de uno solo.

La acción incluye también el revestimiento de uno de los vagones que la atraviesan y la creación del Galaxy Note Studio, un espacio en el que caricaturistas e ilustradores profesionales dibujan, utilizando el nuevo dispositivo de Samsung, caricaturas de los viajeros que lo pidan. Estas caricaturas se exponen en pantallas digitales al resto del público gracias a unas aplicaciones desarrolladas específicamente para el evento.

La puesta en marcha de esta iniciativa ha estado liderada por Metro de Madrid y Samsung, con la colaboración, además de Cheil Spain, de Starcom Mediavest, agencia de medios de la firma coreana, y JCDecaux, que gestiona el marketing espectacular de Metro de Madrid.

Los medios sociales haN conseguido multiplicar la difusión del evento, al que le han dedicado espacio periódicos, cadenas de radio y, por supuesto, medios sociales. En Twitter se ha creado la etiqueta #estacionespatrocinadas, en la que cientos de internautas han dejado sus sugerencias.

Tampoco es la única experiencia a escala internacional, existiendo un precedente en concreto en la estación neoyorquina de Brooklyn, aunque con diferencias sustanciales respecto a la iniciativa española. En aquel caso, que data de 2009, se trató de un acuerdo a largo plazo, en concreto 20 años, con la firma Barclays.