BRAIN

El proyecto de investigación ha podido determinar exactamente fotograma a fotograma cuál es la reacción del cerebro. En los primeros 20 segundos el spot engancha al espectador, se producen dos picos de gran activación emocional consiguiendo que la historia comience a embargar. Esta gran activación emocional coincide con la primera vez que la mujer pronuncia el nombre del protagonista y el segundo con el beso de ánimo.

Uno de los momentos con mayor emoción positiva es cuando Antonio le entrega el sobre y el café, en este instante se produce un incremento de la emoción del 187% y de los niveles atencionales de un 182% sobre la media del spot. En este instante al cerebro del espectador le embarga la emoción positiva que provoca casi el llanto cuando el sobre se abre. Este giro en la historia cambia la trama y produce una activación del cerebro clave para continuar con la historia. Según el informe,  “la posibilidad de zapping es nula, los espectadores quieren conocer el final de la trama”.

Cuando aparece los mensajes “El mayor premio es compartirlo” y “Lotería de Navidad” los niveles de activación cerebral son los más elevados de todo el spot. Gracias a este proceso consiguen generar una huella emocional en la mente del consumidor, de la que puede ser o no consciente, pero el cerebro va a volver a ella en el momento de la compra o cuando reciba algún estímulo relacionado con la Lotería.

Pero no es todo positivo. La versión extendida incluye 52 segundos totales de desactivación emocional por parte del espectador.

Además esta investigación ha revelado es que el anuncio de la Lotería de este año consigue generar picos de activación emocional  un 93% mayores que el anuncio del año pasado con los conocidos Raphael, Bustamante, Monterrat Caballé y Marta Sánchez.