Así que la agencia contactó con Sepiia, una marca española que diseña ropa inteligente, y surgió la magia: una colección cápsula de 400 polos elaborados con tejido de tecnología hidrofóbica y oleofóbica que repele las manchas. PoloPolo, con el icónico muslo de KFC bordado en la zona frontal y a un precio de 65 euros, es la primera incursión de la compañía en el universo de la tecnología textil. 

De esta manera KFC presenta su producto más arriesgado (higiénicamente) y aporta la solución con una prenda textil. “Les damos a nuestros consumidores un nuevo producto y les proponemos una solución para que solo tengan que preocuparse del sabor”, explica Jesús Cubero, director de marketing de KFC Iberia.

Noticia relacionada:

Cheetos lanza una colección de ropa de hogar para ser manchada