¿En qué áreas se centra la política de RSC de su compañía?

Nuestra principal línea de actuación es el compromiso con la movilidad medioambientalmente sostenible. Hace 20 años, Toyota decidió apostar por la tecnología híbrida, que combina un motor de gasolina con otro eléctrico junto una batería que se recarga de manera automática sin necesidad de ser enchufada. Esto hace que los niveles de emisiones contaminantes (tanto a nivel de CO2 como de NOx) de nuestros vehículos híbridos sean extremadamente bajos, siendo una de las mejores alternativas de movilidad con bajas emisiones del mercado. Adicionalmente, los híbridos eléctricos auto recargables no implican para el usuario ningún cambio de hábitos, lo que facilita la aceptación de esta tecnología por parte de los consumidores.

¿Cómo comunican este compromiso a los consumidores?

Desde hace varios años hemos transmitido este mensaje tanto en el propio producto como en nuestras campañas de comunicación, donde reflejamos nuestro compromiso y la necesidad de que dicho compromiso medioambiental sea también compartido por los consumidores. Solo así lograremos alcanzar los retos necesarios de reducción de emisiones y de mejora de la calidad del aire en las ciudades, que son las principales preocupaciones del consumidor en las que la industria del automóvil ha de jugar un papel fundamental.

¿Qué consecuencias para la imagen de marca cree que ha tenido hasta ahora?

Actualmente, más del 70% de los coches que vendemos en España son modelos híbridos, señal de que el consumidor considera esta tecnología como una opción real. El pasado año decidimos dejar de comercializar turismos con motorizaciones diésel limitando su uso en modelos 4x4 y furgonetas. Todo ello ha derivado en que Toyota (y Lexus) sean consideradas por el consumidor las marcas más comprometidas con el medio ambiente, como así lo avalan los estudios independientes de varias consultoras especializadas. Cada vez hay mayor conciencia en el consumidor y es este quien nos elige como la mejor alternativa del mercado.

¿Qué acciones futuras tienen previstas en este campo?

Consideramos que el futuro de la movilidad no será potestad de una única tecnología, pero que todas ellas deberán pasar por diferentes niveles de electrificación para poder seguir reduciendo las emisiones contaminantes. Así pues, además de seguir ampliando la oferta de híbridos eléctricos, ofreceremos modelos híbridos enchufables y eléctricos puros de baterías. También hemos iniciado en 2015 la comercialización del modelo Mirai, un vehículo híbrido eléctrico de pila de combustible de hidrógeno (FCHEV). El hidrógeno es un vector energético inagotable que permite que el Mirai sea repostado en apenas unos minutos y alcance una autonomía superior a los 500 kms. En España aún no se comercializa porque es necesario desarrollar una infraestructura de repostaje de hidrógeno, pero confiamos en que en poco tiempo comience a circular en nuestras carreteras. En definitiva, el futuro de Toyota pasará necesariamente por las diferentes opciones de electrificación para intentar seguir liderando la movilidad sostenible.

Acceder al especial RSC desde aquí