Arturo García

¿En qué áreas se centra la política de RSC de su compañía?

Nuestra estrategia de sostenibilidad se denomina “Personas y Planeta”.  En Ikea queremos tener un impacto positivo en las personas y el planeta y la clave para conseguirlo es llegar a equilibrar el crecimiento económico y el impacto positivo en la sociedad con la protección y regeneración medioambiental, generando siempre más de lo que utilizamos

Justo este año la hemos actualizado para hacerla acorde a los nuevos desafíos globales. En concreto hemos identificado tres en los que creemos que podemos influir especialmente y de forma positiva: el cambio climático, el consumo insostenible y la desigualdad.  De estos desafíos surgen nuestras tres áreas prioritarias de actuación: inspirar y facilitar un estilo de vida saludable y sostenible, potenciar la economía circular y la lucha contra el cambio climático, y construir una sociedad justa e inclusiva. 

¿Cómo comunican este compromiso a los consumidores? 

La sostenibilidad forma parte fundamental de nuestros productos. Todos ellos se diseñan en base a ella, junto a otras cuatro dimensiones: forma, funcionalidad, calidad y precio asequible, como bases de nuestro diseño democrático. Y esas características se comunican tanto en la presentación del producto en las tiendas como en la web de Ikea.

Además, nos gusta fomentar valores responsables e inspirar a otros a ponerse en acción. Reflejo de esto son también nuestro programa “Salvemos los muebles” con el que potenciamos la economía circular ofreciendo al consumidor la posibilidad de vender, donar, reparar o customizar sus muebles Ikea; nuestra oferta de gama de iluminación 100% LED; o la colaboración con Ellas lo Bordan, un proyecto social empresarial para dar apoyo a un colectivo especialmente vulnerable, madres con pequeños a su cargo que además son víctimas de violencia en todas sus formas, y del que ha nacido nuestra colección de cojines ÅTERSTÄLLA.

Por último, la sostenibilidad es vital para nosotros y como una de nuestras áreas estratégicas ocupa una posición clave también en nuestras acciones de comunicación. Por ello, la llevamos a cabo a través de diversos canales que nos permiten llegar a diferentes públicos y amplificar nuestro mensaje y nuestra visión. Lo hacemos participando en foros de debate y mesas redondas que nos ayudan a inspirar y crear sinergias con otros agentes; a través de canales digitales propios como nuestra página web, nuestras redes sociales o las newsletter a nuestros socios Ikea Family; y otros más tradicionales como comunicaciones en tienda, comunicados de prensa o a través de nuestro catálogo.

Ejemplos recientes han sido nuestro acuerdo marco con Iberdrola para instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos en nuestras tiendas en España o el estudio que hemos impulsado junto a la Universidad Complutense de Madrid, Unicef y Ashoka sobre los hábitos y necesidades del juego infantil en España, que han tenido presencia en este tipo de canales.  

¿Qué consecuencias para la imagen de marca cree que ha tenido hasta ahora?

Tenemos un fuerte compromiso social y ambiental ya desde nuestro origen y esto tiene una gran impronta en nuestra identidad de marca, en lo que somos y en lo que hacemos. Nos preocupamos por cuidar a quienes nos rodean y trabajamos por dar respuesta a sus necesidades, inquietudes y expectativas. Esto nos aporta sin duda una conexión emocional de marca que creemos vital en nuestro posicionamiento.

El cliente ya no demanda solo productos sino también esa parte más emocional, un producto y una compañía en los que verse reflejado y en línea de acción respecto a los temas que le preocupan. Quiere compañías comprometidas y productos sostenibles. El foco ya no lo tiene tanto en “qué necesito”, lo compro y listo, sino que además de las características del propio producto, se valoran también otros atributos, como su impacto medioambiental o en la economía familiar, o su origen de fuentes sostenibles y respetuosas con el planeta y las personas. Esto en Ikea lo tenemos grabado a fuego y toda nuestra estrategia de sostenibilidad se articula sobre esta visión.

El cliente ya no demanda solo productos sino también esa parte más emocional, un producto y una compañía en los que verse reflejado y en línea de acción respecto a los temas que le preocupan.

¿Qué acciones futuras tienen previstas en este campo?

Queremos inspirar y facilitar una vida más saludable y sostenible en millones de hogares y para ello ofreceremos productos y soluciones asequibles, que les permita producir su propia energía, ser eficientes con el uso de los recursos o que reduzcan los residuos que producen.

Además, vamos a eliminar todos los productos de plástico de un solo uso, utilizar únicamente materiales renovables y reciclados, y seguir facilitando servicios, soluciones, inspiración y conocimiento para prolongar la vida de los productos y materiales. Además, queremos aumentar la instalación de energía solar fotovoltaica en nuestros edificios y promover una movilidad más sostenible, disminuyendo así nuestra huella de carbono, y seguiremos potenciando la explotación responsable de los recursos y materias primas, como el algodón o la madera 100% sostenibles.

Por otra parte, seguiremos haciendo realidad la igualdad de género, fomentando la inclusión y diversidad dentro y fuera de nuestro negocio y promoviendo y apoyando el derecho al juego de los niños y niñas.

Esta entrevista forma parte del especial "Marcas con Compromiso", al que puedes acceder desde aquí.