Sin duda, los departamentos de compras se han convertido en ejes de las estrategias mediante la vinculación de producto,
comunicación, precio y distribución, tanto por la necesidad de agudizar el ingenio para vender ante situaciones de crisis como por la alta competitividad desarrollada en el sector y, sobre todo, por la demanda de diferenciación por parte del consumidor. Y es aquí donde se sitúa la clave: cuando la diferencia ya no se obtiene de la génesis producto es factible que venga del punto o el canal de venta, el punto de encuentro principal con el producto, que cada día aporta o intenta aportar ciertas experiencias diferentes.

Accede aquí al artículo completo publicado en Anuncios