plan

Desde su arranque en septiembre de 2010, el Juke ha visto acelerar las ventas hasta las 32.000 unidades en toda Europa, lo cual significa casi un 2% del segmento B. Según un comunicado del fabricante nipón, “en un momento en el que prácticamente uno de cada cuatro coches nuevos en Europa proviene del segmento B, el logro del Juke resulta todavía más importante para el crecimiento sostenible de Nissan”.

"Cuando el crossover Qashqai llegó hace cuatro años, conmocionó el sistema establecido al ofrecer una alternativa excitante al coche tradicional de 5 puertas... Y los clientes acudieron en masa a las exposiciones de los concesionarios Nissan. Ahora, su hermano pequeño, el Juke, está repitiendo ese éxito", ha declarado Simon Thomas, vicepresidente senior de ventas y marketing de Nissan International.

De las 32.000 unidades que ya se han vendido, los mercados más importantes hasta el momento son el Reino Unido, Francia e Italia. Al igual que el Qashqai hizo antes, el Juke está atrayendo a nuevos clientes a la marca Nissan: un 80% de estos clientes provienen de la competencia.  En nuestro país, se vendieron 593 unidades del Juke el pasado mes de enero, según datos publicados por El País.

Una proporción excepcionalmente elevada de estas ventas (un 35%) corresponde a la versión más alta de la gama, la versión Tekna, lo cual demuestra que Nissan puede competir de tú a tú con marcas de primer nivel en el segmento B. Durante los últimos cuatro meses del año, se vendieron más unidades de Juke que de otros coches como el Alfa Romeo Mito o el Mini Countryman, justo por detrás del Audi A1 y el Citroën DS3.

"El interés en el Juke es tan fuerte, tan positivo, que estamos seguros de que alcanzará unas ventas de 120.000 unidades durante el primer año", ha declarado Thomas.

Campaña de lanzamiento

En España, la campaña de lanzamiento del Juke tuvo un amplio despliegue en internet, medio afín al target joven al que se dirige., que incluía la web www.jukers.es, una comunidad donde los fans del Juke pueden disfrutar de contenidos de música, ocios, fiesta, entre otros, y participar en promociones y muchas acciones en redes sociales.

Fuera de la red, la campaña constaba de televisión, revistas, exterior y street marketing en el barrio de Malasaña de Madrid.

OMD es la agencia de medios, TBWA, la agencia creativa de las acciones offline, Plan Comunicación, la de las online, e Yslandia, su agencia de social media.