Imagen

Desde que se asoció con MarkMonitor en 2013, Nissan ha logrado varios objetivos importantes, como aumentar la seguridad de los clientes, reducir el abuso de dominios y la confusión de marca para las marcas Nissan e Infiniti y reducir significativamente los anuncios falsificados en múltiples plataformas de mercado a nivel mundial.

Las piezas falsificadas, que cuestan a la industria automotriz global cerca de 40.000 millones de euros anualmente, son un riesgo de responsabilidad importante para cualquier fabricante. Muchas de estas piezas se distribuyen a través de mercados online, o en sitios web ilegítimos que utilizan imágenes robadas y texto para intentar parecer reales. Por ello, sin saberlo, son instalados por mecánicos de automóviles o por los propios consumidores al reparar sus vehículos y potencialmente pueden causar graves daños cuando no funcionan correctamente. Esto puede repercutir en mayores costes de servicio al cliente y de garantía, o daños a los ocupantes cuando, por ejemplo, los componentes del vehículo como frenos o piezas del motor fallan.

"Nissan ha tomado medidas proactivas para proteger a sus clientes y garantizar que las piezas falsificadas no terminen en sus manos", asegura en un comunicado Charlie Abrahams, vicepresidente senior de MarkMonitor. "Los falsificadores están perfeccionando continuamente sus métodos para engañar a los consumidores online y las marcas necesitan una estrategia fuerte para proteger a sus clientes de las falsificaciones. MarkMonitor ha proporcionado las herramientas para Nissan para educar a los distribuidores sobre los peligros potenciales causados por estos tipos de piezas y la capacidad de combatir agresivamente las cuestiones de falsificación y abuso de marca en línea, poniendo la seguridad del cliente en primer lugar”.

Acceder al caso completo (en inglés) aquí