La mayoría considera que queda mucho por hacer en la conciliación entre trabajo y familia

El monográfico se enmarca dentro de su iniciativa “Experience Sessions”, charlas informales y sesiones de debate con perfiles muy concretos para obtener insights cualitativos e inspiración para definir estrategias de comunicación y estudios más profundos.

“No tengo tiempo para nada”

Todos los participantes coincidieron en un factor que, por encima de cualquier otro, condiciona sus vidas: la falta de tiempo. La necesidad de optimizar su horario marca desde su consumo de medios -“los anuncios me quitan tiempo, no me puedo acostar tan tarde”- hasta la forma de comprar, cada vez más digital “porque permite hacer comparaciones rápidas y no pierdes toda una tarde”.

El tiempo también condiciona su relación con la familia. “Nos repartimos las tareas en función de nuestros horarios de trabajo” o “el poco tiempo que nos queda libre es para estar con nuestros hijos” son frases recurrentes.

Igualdad y conciliación

Para todos ellos, el reparto de tareas en casa y la igualdad entre hombres y mujeres son temas que ya no se cuestionan, son realidades y las asumen con naturalidad. No obstante, la mayoría considera que queda mucho por hacer en la conciliación entre trabajo y familia. Ellos mismos y sus parejas dedican tantas horas al trabajo que les queda muy poco tiempo para hacer tareas de casa o estar con los suyos.

Marcas y consumo de medios

'Cyber-papás' no es solo una denominación 'de marketing'. Todos los participantes reconocen que Internet está presente durante toda su jornada y para cualquiera de las actividades que realizan, desde documentarse antes de comprar –las opiniones de otros tienen un peso importantísimo en sus decisiones- hasta su ocio: aunque ven la televisión en abierto, prefieren dedicar el poco  tiempo que tienen a plataformas de vídeo o televisión de pago para ver contenido bajo demanda y sin anuncios.

A pesar de esto, reconocen que la televisión es el medio que más les ayuda a descubrir nuevos productos y que la publicidad sigue marcando sus decisiones de compra porque confían más en las marcas que han visto en los medios.


El informe está disponible para descargar aquí