Imagen

Con esta campaña, Moritz Barcelona celebra todas aquellas cosas buenas que rodean el momento de consumo de la cerveza: el aperitivo de los domingos, las cañas después del trabajo, las tardes con los amigos, las conversaciones alrededor de una mesa… Este lanzamiento, además, homenajea la llegada de otras cervezas que nacieron tras la creación de Moritz, con otras marcas y estilos que también han contribuido a que imaginarse la vida sin cerveza sea prácticamente imposible. En este sentido, la cervecera ha innovado incluyendo a su campaña (tanto en la parte gráfica como en el audiovisual) otras marcas de cerveza como Rosita, Carmen, Naparbier, Cervezas Moska, Cerveza Guineu, Cerveza del Montseny, Cerveza Espiga y cervezas La Vella Caravana. Con ello, Moritz quiere celebrar la cultura cervecera con todos aquellos que ayudan a que día tras día aumente.


La campaña, que comporta un nuevo posicionamiento de marca, es la más ambiciosa de Moritz Barcelona y la compañía apuesta por la difusión multicanal: televisión, radio, digital y exteriores. En este sentido, el director de marketing de la entidad, Sergi Martinez, asegura que “con esta campaña hemos querido celebrar el gran momento que vive la cerveza y cómo se ha instaurado, de forma natural, en nuestro día a día. Y lo hemos hecho mirando atrás, recordando nuestros orígenes: 1856, cuando Moritz se fundó en Barcelona. Pero no hemos querido perder de vista el nuevo mundo en el que vivimos y todo lo que rodea a la cerveza. Y creemos tanto que, incluso, hacemos referencia a las otras cervezas que llegaron después Moritz y como, de manera conjunta, entre todos estamos haciendo que crezca la cultura cervecera de una forma apasionante”.