Imagen de la campaña de Bankinter

Bajo esa premisa el banco plantea ahora una línea de comunicación basada en historias de vida, que conecten con el día a día de la gente y que, a través de vivencias muy cercanas, apele a la parte más emocional de las personas. Todo ello supone un vuelco radical al concepto que había venido trabajando la publicidad de Bankinter en los últimos años, mucho más centrada en trasladar los beneficios más racionales de la marca y, sobre todo, de sus productos financieros, en especial la cuenta nómina como principal propuesta de captación, y siempre poniendo el foco en el público objetivo más afín.

Desde ese cambio de perspectiva, Bankinter inicia una campaña, obra de Oriol Villar, que se apoya especialmente en el formato televisión y en el digital, en este último con foco en vídeo y en redes sociales. En cuanto a la televisión se dará prioridad a las posiciones “premium” y con duraciones mucho más extensas, sobre todo al inicio de la campaña. En ese sentido, la planificación en televisión en abierto se concentrará en los entornos más cualitativos (informativos, programas de estreno) y ganando peso, paralelamente, la presencia en las plataformas de televisión de pago: canales temáticos, Movistar+, etc. Starcom maneja los medios.

También se prevé una presencia importante en digital dirigida a cubrir los públicos a los que no alcanza la televisión, a través de una campaña que incorpora vídeo, banners  y personalizaciones de las portadas en las principales cabeceras editoriales, así como acciones en redes sociales, mediante piezas promovidas desde la marca y también con influencers de distintos ámbitos.

Todo ello con el objetivo de alcanzar la máxima notoriedad para los mensajes de que Bankinter “no es un banco como los demás” y, por tanto, “Nunca dejes de buscar”.