La botella simula la original, también en color verde

Casi cien años después de su nacimiento, regresa al mercado esta cerveza elaborada en Jaén, que tendrá una especial presencia en la zona de Andalucía Oriental, donde tradicionalmente la marca tuvo un mayor arraigo. 

El Castillo de Santa Catalina, también conocido como el Alcázar de Jaén, ha sido el escenario escogido para presentar el regreso de esta cerveza, que lleva precisamente en su etiqueta la silueta de este emblemático edificio. 

El Alcázar comenzó a elaborarse en una pequeña fábrica en el centro de la ciudad, y en poco tiempo la cerveza se convirtió en un auténtico icono, dejando una huella indiscutible en la sociedad de Jaén y en gran parte de Andalucía. Una muestra es el surgimiento del movimiento cultural denominado “Artcázar”, que ha contribuido a mantener vivo el recuerdo de la marca desde su desaparición del mercado.

La botella de El Alcázar recupera el color verde original de 1928, año de su fundación. Desde su llegada al mercado este mes de marzo (en el canal de hostelería en botella de 33cl) la cerveza El Alcázar ha generado tanta expectación y ha tenido tan buena acogida que la primera producción se ha agotado mucho antes de lo previsto, según la compañía.