La campaña es obra de DarwinSocialNoise

Ante esta situación, Ibercaja ha puesto en marcha una campaña que empezó  por una investigación cualitativa entre detractores de la opción “comprar casa”, con la intención de averiguar cuáles eran las principales razones que éstos esgrimían para convencerse a sí mismos, y para desincentivar a sus conocidos que querían comprar.
 
En paralelo, se puso en marcha una búsqueda de diferentes perfiles de personas que ya habían solicitado una hipoteca, o que estaban a punto de hacerlo. Hecha la selección, se les citó en una dirección para contarles las condiciones de Ibercaja de boca de un comercial. El día de la cita, sin embargo, al llegar a la dirección acordada, lo que se encontraban era algo muy diferente. Se encontraban con “Los disuasores”. 
 
Basados en todos los argumentos obtenidos en la fase de investigación, la agencia elaboró guiones abiertos que se le entregaron a un grupo de actores para que los interiorizaran. Estos “disuasores” aparecían de repente en la cita, y sentados frente a los futuros compradores les tildaban de locos de atar si seguían adelante, y les intentaban disuadir con todo tipo de argumentos sarcásticos y apabullantes de que se echaran atrás en su decisión, modulando sus intervenciones según la reacción de cada comprador. Hecho su trabajo de disuasión, abandonaban a los desconcertados clientes.  Entonces, ya sí, un comercial de Ibercaja aparecía y preguntaba a los futuros compradores si habían reconsiderado su decisión.
  
La campaña, obra de Darwin Social Noise, se compone de ocho vídeos para medios digitales, televisiones locales y sucursales, cuñas de radio, banners, piezas para medios gráficos y exterior (circuito de autobuses en las principales ciudades) y publicidad en sucursales.