En 2018, Google eliminó 58,8 millones de anuncios de suplantación de identidad (phishing)

En cuanto a la tipología de publicidades eliminadas por violar el código de Google, destacan los anuncios de phishing (58,8 millones), los de reventa de entradas (207.000) o los de fianzas (531.000).  En resumen, más de seis millones de malos anuncios eliminados diariamente. 

Asimismo, la compañía habría borrado de su red publicitaria a 734.000 editores y desarrolladores de aplicaciones. La revista Campaign informa de que la inteligencia artificial ha jugado un importante papel en esta depuración, y es que esta tecnología ha eliminado más del doble de anuncios en 2018 que en el año anterior –en total, más de un millón-.

En 2018 la compañía, según un comunicado, eliminó anuncios de aproximadamente 1,2 millones de páginas web, más de 22.000 aplicaciones y casi 15.000 sitios de su red publicitaria por violaciones de las políticas relativas a contenido tergiversado, que promueva el odio o sea de escasa calidad. En resumen, eliminaron anuncios de casi 74.000 páginas por violar su política de contenido "peligroso o irrespetuoso", y eliminaron aproximadamente 190.000 anuncios por las mismas causas. Esta política incluye la prohibición de los mensajes que inciten al odio y protege a nuestros usuarios, anunciantes y editores ante contenidos de este tipo en todas las plataformas. 

Cómo desmantelaron una de las mayores operaciones de fraude publicitario en 2018

En 2018 Google trabajó estrechamente con la empresa de ciberseguridad White Ops, el FBI y otros actores relevantes en la industria para acabar con una de las operaciones internacionales de fraude publicitario más grandes y complejas. Con el nombre en clave "3ve", la operación utilizó tácticas sofisticadas destinadas a explotar centros de datos, ordenadores infectados con malware, dominios fraudulentos falsificados y sitios web falsos. En total, “3ve” produjo más de 10.000 dominios falsificados y generó más de 3.000 millones de solicitudes de ofertas diarias en su punto más álgido.   Remitieron el caso al FBI, y a finales del año pasado se anunciaron cargos contra ocho personas por delitos que incluían el robo de identidad y el blanqueamiento de dinero.