Los vídeos en los que salen niños son donde han aparecido los comentarios

De acuerdo con Advertising Age, el resumen de lo acontecido en YouTube sería el siguiente: “Pedófilos están viendo vídeos de niños, dejan comentarios perturbadores y luego comparten enlaces a contenidos incluso peores en la sección de comentarios”.

Por este motivo, han sido ya varios los anunciantes que han decidido dejar de anunciarse en YouTube. El último de ellos la operadora de telecomunicaciones AT&T, que cesó su inversión en la plataforma el pasado jueves, argumentando la decisión en un comunicado con las siguientes palabras: “Hasta que Google pueda proteger nuestra marca de contenido ofensivo de cualquier índole, estamos retirando toda nuestra publicidad de YouTube”.

Pero AT&T no es la única compañía que ha tomado una decisión similar. También han dejado de invertir en YouTube, por el momento, otros anunciantes como Hasbro, Disney, Epic Games o Nestlé, según la información publicada por la citada revista.

YouTube ya ha empezado a trabajar para atajar la situación. AdAge explica que la red social de vídeo ya ha deshabilitado la opción de dejar comentarios en decenas de millones de vídeos, además de que ha cerrado en torno a cuatrocientos canales. La plataforma, además, está colaborando con las autoridades para investigar cualquier tipo de actividad ilegal.

El primer escándalo sobre seguridad de marca vivido por YouTube tuvo lugar en 2017. En ese caso, contenidos publicitarios fueron junto a contenido extremista y racista. Desde ese momento, YouTube ha desarrollado diferentes sistemas para monitorizar emplazamiento de los anuncios.