imagen

Además, el 63% está dispuesto a compartir sus datos con empresas que explican de forma clara el trato que darán a la información aportada, y el 61% lo haría si recibiesen algún tipo de compensación por ello. Es más, el 58% de los ciudadanos cree que las empresas deberían pagar a los consumidores por sus datos personales.

El informe refleja que España es uno de los países que muestra mayor desconfianza sobre el uso de los datos personales por parte de empresas y organismos públicos. Las empresas del sector salud son las mejor valoradas en este aspecto y son percibidas como las que mejor uso hacen de la información personal, según señala el 51% de los encuestados, seguidas a distancia de las compañías de logística y mensajería (33%) y de las autoridades locales (29%). Por el contrario, solo el 24% de la población española muestra su confianza en el tratamiento que hacen las empresas de servicios financieros de sus datos, lejos de británicos (47%), alemanes (38%) o franceses (33%), se resalta en el informe. 

El Global Advisor, estudio que ha sido llevado a cabo en colaboración con el World Economic Forum, señala que para los españoles transparencia y compromiso con el uso que se va a hacer de ellos son clave en relación con la cesión de los datos personales. Además de ese 63% de encuestados más dispuesto a hacerlo con empresas que son claras a la hora de explicar el trato que darán a la información aportada, el 63% lo haría con aquellas que garanticen no compartir o vender sus datos a terceros, y el 62% señala que lo compartiría con aquellas que no hayan sido objeto de brecha o uso fraudulento de datos. El 47% señala que estarían dispuestos a dar acceso a sus datos personales a compañías u organismos públicos “si previamente fuesen informados sobre los riesgos a los que se exponen al compartir dicha información, o si el producto o servicio realmente satisface sus necesidades”, señalado por el 36% de los encuestados. Además, el 61% se sentirían mejor a la hora de compartir sus datos si recibiesen algún tipo de compensación por ello, ya sea en forma de descuentos o premios. 

Por otra parte, el 67% valora positivamente su derecho a rechazar el uso de sus datos por parte de las empresas algo que está mejor valorad en Canadá (79%), USA (75%), Suecia (75%) y Francia (75%).  Y el 58% de los españoles señala que las empresas deberían pagar a los consumidores por la utilización de sus datos, apreciación solo superada por italianos y en línea con lo que opinan en Gran Bretaña (57%), y en menor medida en Francia (55%), Suecia (55%), Bélgica (53%), Polonia (50%) o Alemania (42%). 

En una nota de prensa, Vicente Castellanos, director de asuntos públicos de Ipsos, señala que “los ciudadanos han pasado de valorar la transparencia de las empresas a exigirla, y toman actualmente decisiones de compra y de consumo basadas en la percepción de la honestidad y la ética de las marcas. En un tema tan delicado y personal como es el uso de los datos personales, aquellas marcas que informen a los ciudadanos sobre el uso que dan a estos datos saldrán beneficiadas, y ganarán credibilidad y confianza“.

El estudio El Global Advisor ha contado con más de 18.000 entrevistas realizadas entre el 26 de octubre y el 9 de noviembre de 2018. La encuesta fue realizada en 26 países del mundo mediante el sistema de paneles online de Ipsos (Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Chile, China, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Hungría, India, Italia, Japón, Malasia, México, Perú, Polonia, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del sur, España, Suecia, Turquía y Estados Unidos).