¿Qué veremos en 2019? El informe destaca cuatro grandes tendencias:

  1. Recoding social: Las marcas, ahora y más que nunca, se encuentran con una gran oportunidad de hacer un uso estratégico de las redes sociales. Tienen frente a ellas una gran cantidad de oportunidades disponibles, como la integración del e-commerce en plataformas como Instagram, la conversión de apps de chats en espacios de gaming o la pertenencia a sus perfiles bajo invitación expresa. Además, la gestión hiperactiva que el consumidor está haciendo de las diferentes plataformas sociales está acelerando la necesidad de desintoxicarnos digitalmente. Los usuarios necesitan reducir el tiempo frente a las pantallas y las marcas tienen un papel clave para ayudar a los consumidores a conectarse de manera responsable. Para esto, Facebook, Instagram y Youtube ya están introduciendo herramientas con el objetivo de que las personas sean más conscientes del tiempo que interactúan con ellas.
  2. Contextual emergence:  El enfoque Audience first debe equilibrarse con la dimensión contextual. Unido a esto, encontramos las emociones, que se presentan como un nuevo parámetro de medición y que, reforzado por la inteligencia artificial, aceleran las relaciones con el consumidor final. La comprensión de sus deseos hará mucho más fácil su captación y la retención de su atención. Para ello, las nuevas tecnologías de targeting serán las mejores aliadas para alcanzar en el mejor momento. Así, llegamos a la personalización más absoluta como ya estamos viviendo en OOH, y no solo en la composición de los mensajes y del contenido, también en el impacto en vivo dependiendo de lo que revelen los datos. Las marcas saben que su campaña no se agotará tan rápido y ocuparán el espacio durante más tiempo con un único objetivo: afinar su impacto con diferentes contenidos de acuerdo con el público que tengan delante.
  3. Designing Data-Led Experiences: El uso de los datos ha trascendido más allá de la optimización de campañas y ahora se utilizan para la creación de productos. La utilización correcta de ellos puede construir una relación más sólida con los clientes, creando nuevas oportunidades y añadiendo valor de marca en categorías nuevas. Tal es el caso de la tienda 4-Star en NYC de Amazon, o la adaptación de grupos de música como Metallica, que elaboran sus playlists de la gira de acuerdo con lo más escuchado por el público de cada noche. Por otro lado, algunas marcas han encontrado en la suscripción una manera de crear una relación mucho más sólida con sus usuarios.
  4. Expanding connectivity: La rápida conectividad convierte al usuario en un generador incansable de vídeo: más de  400 millones de personas al día comparten sus stories en Instagram y este número crecerá exponencialmente de aquí a 2020, año en el que el 5G será ya una realidad. En resumen: habrá más contenido compartido, más datos recopilados, más video streaming, más tecnologías implementadas y, al final, más competencia por captar la atención del público y fomentar su permanencia. El consumidor, en consecuencia, esperará una experiencia de usuario mucho más relevante.
“El mayor salto que vamos a ver será el referido a la capacidad de conectividad digital"

Patricia Fernández, managing director de Carat España recuerda que "hace 25 años que vimos el primer banner. El entorno digital continúa cambiando y madurando y, esta evolución, está siendo exponencial en el caso de las redes sociales. La gran capacidad de datos que recopilamos facilita la adecuación del contenido al contexto en el que nuestro consumidor recibe nuestros mensajes, dándole así una nueva dimensión de relevancia.”

Por su parte, Carlos Ramalho, managing director de la misma compañía, afirma que “el mayor salto que vamos a ver será el referido a la capacidad de conectividad digital. El reto que este escenario nos plantea a marcas y anunciantes no se detendrá en el corto plazo. Por ese motivo, creemos que la comprensión de este contexto es vital para crear una comunicación que pueda ser realmente relevante y que creemos nuevas experiencias y nos adaptemos a las emociones que experimenta el consumidor.”

Acceder a la conclusiones del informe aquí