La actividad de las marcas en redes sociales cada vez es más necesaria para comunicarse con los clientes y potenciales clientes; de hecho, según señala IAB Spain en el Estudio Anual de Redes Sociales 2018, ocho de cada diez usuarios siguen a marcas a través de las redes sociales.

En el caso del sector juguetero, a pesar de que la televisión sigue siendo el medio principal, internet está ganando peso. La evolución tecnológica ha hecho que cada vez veamos menos la televisión y dediquemos más tiempo a las pequeñas pantallas, de ahí que la publicidad en Internet y en redes sociales gane cada vez más importancia.

Además del aumento progresivo de inversión en internet, el uso de influencers en las campañas de comunicación del sector de juguetes también es más habitual, sobre todo en Instagram. Este medio de comunicación es muy útil a la hora de impactar en los padres que, al fin y al cabo, son los que hacen la compra. Sin embargo, la principal particularidad de la publicidad de juguetes es que con ella no solo se pretende alcanzar a un target (los padres), sino que también busca alcanzar a los niños. Para ello, además de la televisión, YouTube es un canal ideal para poder llegar a ellos. Los niños, al igual que los adultos, cada vez están más expuestos al medio online y, por tanto, algunas redes sociales también se pueden utilizar como canal para conseguirlo.

El uso de YouTube como canal de comunicación para las marcas de juguetes cada vez es más habitual. De hecho, esta plataforma colabora en que algunos juguetes tengan éxito sin que los adultos se den cuenta de ello. Un ejemplo de ello es el boom de los Ksi-meritos, unos “neonatos” a los que el niño tiene que cuidar desde que nace. Distroller, el fabricante de estos juguetes, utiliza su canal de YouTube para publicar vídeos de una enfermera que cuida y cura a los neonatos y que los niños visualizan para poder imitar con sus propios Ksi-meritos.

Este ejemplo es una manera clara de demostrar el poder que puede tener el contenido generado por las marcas en sus perfiles. Sin embargo, la publicidad en esta plataforma también es muy útil para las marcas de juguetes, ya que YouTube permite segmentar el público de manera muy concreta. Esto permite que los anuncios solo aparezcan cuando se visualicen vídeos de contenido infantil, por ejemplo, llegando así solo al público objetivo y, por tanto, siendo más eficaz en cuanto a la comunicación.

También se puede recurrir a la figura del influencer cuando tratamos de llegar al público infantil. Los vídeos de unboxing están a la orden del día en el sector y cada vez son más visualizados por los niños. En estos vídeos se ve cómo niños desenvuelven juguetes y los abren, haciendo que el proceso de apertura del juguete sea la primera diversión que ofrece el producto.

Lol Surprise
Lol Surprise

Este tipo de contenido no solo ha influido a nivel comunicacional, sino que también ha empezado a tomar partido en el diseño del packaging de los juguetes. Tal y como señala María Costa (miembro del Toys Trends Committee de Spielwarenmesse) en la revista Juguetes B2B, el hecho de que el proceso de desembalar el juguete empiece a formar parte del juego ha provocado una tendencia: los blind packaging. Este tipo de empaquetado no permite ver qué contiene en su interior, por lo que genera cierta intriga en el niño cuando lo recibe. Un ejemplo de esto son las muñecas LOL Surprise! Estas muñecas vienen en el interior de una bola con siete capas, entre las cuales van apareciendo accesorios para la muñeca.

Otro ejemplo es el de los “mini bebés llorones”, de IMC Toys. Estos bebés vienen dentro de un biberón, en el que además de encontrar el muñeco, también encuentran diferentes compartimentos cerrados que tienen que abrir para descubrir qué accesorios se encuentran en ellos.

De estas muñecas podemos destacar que no solo son los vídeos de unboxing los que han impulsado las ventas, sino que también la marca fabricante genera contenido de calidad en su perfil de YouTube, que cuenta con casi 545.000 suscriptores.

Canal de YouTube de los Bebés Llorones
Canal de YouTube de los Bebés Llorones
Stories de Instagram de @oh.mamiblue
Stories de Instagram de @oh.mamiblue

Sin embargo, también vemos estrategias dirigidas a los padres. En el caso de los Peapod Babies (una vaina de guisantes que en su interior guarda tres bolas sorpresa, con un muñeco y accesorios para el mismo), Cife, el fabricante, ha apostado por los influencers en Instagram. Cabe destacar que su estrategia en YouTube contrasta con la utilizada con los otros productos mencionados, ya que en este caso el canal utilizado es el de Cife y no el del producto como tal.

Es importante mencionar que estos tres productos son productos coleccionables, otro elemento que hace que el factor sorpresa cobre más importancia aún y que hace que las ventas aumenten.

Las marcas de juguetes deben atender las redes sociales y aprovechar lo que estas ofrecen. Como hemos dicho antes, YouTube es la red social ideal donde podemos encontrar a los niños de hoy en día, y sería un error pensar que no se puede llegar a ellos a través de este tipo de medios. De hecho, tal y como expone la Cátedra TMKF en su blog “el presente de la comunicación infantil pasa por YouTube”.

Así mismo, también es importante impactar a los padres. Los canales y mensajes que se van a utilizar en este caso difieren con los utilizados para los niños. Sin embargo, el juego es el nexo entre las dos opciones. Las marcas, por tanto, no solo se tienen que limitar a que un infuencer les mencione en su canal, sino que tienen que preocuparse por mostrar el juego. Esto permitirá que tanto los niños como los padres se sientan identificados con la publicación y el mensaje sea mucho más eficaz.