Imagen de la campaña de Chocolates Trapa

A través de un comunicado, Chocolates Trapa ha indicado que tras la acusación presentada ante Autocontrol por la Fundación Española de Aceite de Palma Sostenible, por considerar que su campaña ‘Una foto irrepetible’, creada por FCB & Fire, incurre en competencia desleal, la empresa chocolatera no solo mantendrá dicha campaña sino también la postura que se explica en la misma: su decisión de no utilizar el aceite de palma en sus nuevos productos y dejar de utilizarlo a partir de este año en los ya existentes.

En el comunicado, Chocolates Trapa asegura que mantendrá su campaña y ejercerá las acciones de defensa necesarias “sin dejarse intimidar por los grupos de presión del aceite de palma”. En el mismo manifiesta:

  • Su decisión irrebatible de no ceder ante cualquier juicio emitido sobre su campaña publicitaria Una foto irrepetible por parte del lobby del aceite de palma.
  • Esta campaña es una acción para luchar contra la deforestación consecuencia de la producción de aceite de palma. Con ella, Trapa hace pública su decisión de retirar el uso de este componente de todos sus productos.
  • Ser consciente de que la visibilidad que la campaña le ha dado a este problema medioambiental ha generado una incomodidad en el lobby del sector. Por tanto, Trapa no considera el enjuiciamiento que se está realizando sobre la campaña definiéndola como un acto engañoso, sino que entiende que la dureza de la fotografía de este problema real responde al compromiso que esta PYME palentina ha adquirido con el medio ambiente, siendo una de las primeras empresas españolas en tomar estas medidas.    
  • Ante la argumentación de este grupo de presión del aceite de palma que respalda la existencia de una producción sostenible, Trapa solicita alejarse de cualquier demagogia al respecto, invitando a conocer la realidad de esta “sostenibilidad” a través del testimonio de Tantyo Bangun, director de la International Animal Rescue que asegura: “cuando una plantación es declarada o certificada sostenible, en realidad, esa plantación quizá pueda serlo por sí misma, pero si no colabora con las demás, es una isla. Es decir, para los animales, no es sostenible si las plantaciones no colaboran con visión de paisaje, de conjunto. Y actualmente muy pocas colaboran”. 
  • Que independientemente se acepte o no el sometimiento de nuestra campaña publicitaria Fotografía irrepetible al Jurado de Autocontrol, mantenemos la decisión transmitida con la misma de eliminar de todos nuestros productos el aceite de palma
     

La Fundación Española de Aceite de Palma Sostenible nació en España a comienzos de 2017 y está formada, entre otros, por Ferrero Ibérica, Gracomsa (fabricante de aceites, margarinas y grasas vegetales), Campa iberia, Lipsa (dedicada a la refinación de aceites vegetales), Repsa (producción y procesamiento de la palma en aceite), Natra (producción y elaboración de productos de chocolate y derivados del cacao), etcétera.

En su queja presentada ante Autocontrol señala que la campaña de Trapa señala cuatro aspectos por los que considera incurre contra la Ley General de Publicidad y la Ley de Competencia Desleal: “el informe al que hace referencia sobre el impacto negativo de los cultivos de aceite de palma sobre la biodiversidad aparece de manera parcial con el ánimo de sustentar una información sesgada”; la inexactitud de la localización donde se desarrolla la campaña por no tratarse de un bosque primario; una información sobre los aspectos saludables del aceite de girasol y la manteca de cacao, general y sin justificación y la inclusión de manifestaciones que menosprecian el aceite de palma para la elaboración de productos.

No es la primera vez que una campaña que incide en los efectos devastadores de la explotación de este cultivo se ve envuelta en la polémica. Como se recordará, el pasado mes de noviembre, la retirada de la televisión británica de una campaña que alertaba sobre el uso del aceite de palma en alimentación provocó un auténtico revuelo. La campaña en cuestión, creada en origen por la agencia londinense Mother para Greenpeace, fue emitida en la televisión respaldada por la cadena de alimentación Iceland Foods.