Después de unas exitosas pruebas con grandes anunciantes como Maybelline, L’Oreal o Philadelphia, Instagram acaba de anunciar que va a abrirse también como plataforma publicitaria a las pequeñas marcas. El desarrollo de esta nueva posibilidad será progresivo, empezando por Estados Unidos y extendiéndose después a otros territorios. De este modo, en un futuro cercano todas las compañías, sin importar su tamaño o su volumen de facturación, podrán gestionar sus publicaciones promocionales de manera similar a como ya lo hacen en Facebook, incluso a través de API de terceros.

Esta es una excelente noticia para aquellas empresas cuyo público objetivo se identifica claramente con la generación Y o millennials, los nacidos entre 1980 o 1993 (aunque esta horquilla puede variar en función de las fuentes); o con los adolescentes, la cohorte demográfica que se conoce ya como generación Z. ¿Por qué? Pues porque el 73% de los usuarios de Instagram tienen entre 15 y 35 años, según refleja un reciente estudio de Iconosquare. Es decir: nada menos que unos 220 millones de perfiles del total de 300 millones de cuentas activas que aglutina a día de hoy esta red social.

¿En qué se sustenta el amor que se profesan Instagram y los millennials? Pues, según ha constatado Facebook, propietaria de Instagram desde hace más de tres años, los jóvenes consideran que la red social de las fotos les ayuda a construir su propia identidad. De acuerdo con una encuesta desarrollada por el propio Facebook en colaboración con Crowd DNA entre un grupo de jóvenes de entre 13 y 24 años procedentes de siete países, el 53% valora esta contribución de Instagram a su crecimiento personal, mientras que el 63% relata que lo utiliza para llevar un registro de los momentos importantes de su vida.

Y no solo eso: el 33% se levanta con Instagram, consultándolo al despertarse, incluso sin haber saltado aún de la cama; y el 39% se acuesta con él, revisándolo por la noche justo antes de dormir.

¿Cómo se relacionan los ‘instagramers’ con las marcas?

Volviendo a la investigación de Iconosquare, un instagramer pasa una media de 21 minutos al día dentro de esta plataforma, y cabe destacar que no ve con malos ojos el acercamiento de las marcas en este entorno que aprecia tanto. Un 37% de los usuarios sigue entre una y cinco cuentas corporativas, y un 32% está suscrito a más de cinco. ¿Qué les empuja a hacerlo?

  • Enterarse de las novedades relacionadas con la marca (54%).
  • La percepción de que el contenido que publica la cuenta es divertido o interesante (48%).
  • Acceder a ofertas especiales (41%).
  • O, simplemente, su simpatía hacia la marca (62%).

Por otro lado, las marcas que disfrutan de una mejor acogida son las que se dedican a los ámbitos de la moda, la belleza y la cosmética y la decoración. Tampoco le va mal en Instagram al mundo del cine, al sector audiovisual, a la gastronomía y a la tecnología. Sin embargo, la reacción de los usuarios es mucho más fría hacia las inmobiliarias, los proveedores de salud, la banca y los seguros.

¿Qué ventajas ofrece Instagram como soporte promocional?

Instagram se presenta, por tanto, como un soporte muy atractivo para los anunciantes que persiguen hacer negocio entre los millennials: no hay lugar virtual donde estos se den cita con tanta asiduidad y, además, con tan buena predisposición hacia los mensajes de las marcas. De hecho, los valores de marca que transmite la propia Instagram son tremendamente positivos, según resalta el informe de Facebook y Crowd DNA. Los encuestados la definen como pegada a la actualidad (42%), amigable (40%), moderna (39%), creativa (37%), útil (32%) y divertida (31%).

Por eso, las marcas que se planteen publicitarse en Instagram, cara a su inminente apertura a anunciantes de todos los tamaños, tendrán muchas papeletas para triunfar si se ajustan a dos principios:

  • Positividad. El usuario entra en Instagram en busca de contenidos agradables, ligeros, sencillos… que puedan constituir una fuente de inspiración. Se sentirá cómodo siguiendo a una marca si esta se los ofrece.
  • Coherencia. El mantenimiento de una línea definida en las publicaciones de Instagram favorecerá el engagement -que es, ya de por sí, muy alto en esta plataforma- y la viralización de los contenidos por parte de los propios usuarios. 

Por Gema Diego, Consultora en Inbound Marketing y redactora y editora de contenido en Súmate.