Parte de la imagen de la campaña en cuestión

El dictamen no es vinculante, pues Chocolates Trapa no es socio de esta entidad. La campaña es finalista por votación popular en dos apartados de Los Premios Los Anuncios del Año 2018, recuerda la compañía.

El dictamen de Autocontrol llega tras la queja presentada ante esta entidad por la Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible, integrada por compañías como Ferrero, contra la campaña de la marca española de chocolate Una fotografía irrepetible, desarrollada por FCB Fire, en la que se denuncia las consecuencias que tiene la explotación del aceite de palma para apoyar la decisión de Trapa de no utilizar más este componente en sus productos.

El dictamen de Autocontrol, según informa la fundación demandante, afirma que el mensaje que se transmite en la publicidad de Trapa es incompatible con las normas 2, 14 y 21 de su Código de Conducta Publicitaria y califica la publicidad llevada a cabo por Chocolates Trapa como engañosa para el consumidor, denigratoria para el mercado del aceite de palma, e incompatible con el principio de legalidad, y no se ajusta al principio de veracidad.

Chocolates Trapa, que ya anunció cuando la fundación presentó su demanda ante Autocontrol que mantendría la campaña en cuestión, así como su decisión de no utilizar aceite de palma en sus productos, ha reiterado ambas posiciones: “No nos vamos a dejar intimidar por los grupos de presión formados por grandes multinacionales. Por ello, no tenemos ninguna intención de retirar la campaña ni de someternos al juicio de una entidad de la que no formamos parte”.

Además, la empresa palentina pone la decisión de este dictamen frente al “apoyo unánime del sector publicitario privada y públicamente”, y recuerda que la campaña ¿Una foto irrepetible? es finalista en Los Premios Los Anuncios del Año 2018 en dos categorías, mejor idea gráfica y mejor contenido de marca, en el apartado popular, en el que “los profesionales del sector votan libre y masivamente”. “Nos parece curioso que Autocontrol dicte en contra esta campaña que está siendo tan apoyada por el sector”. 

Estos son los puntos del comunicado de la Fundación Española del Aceite de Palma Sostenible en relación al dictamen de Autocontrol:

  1. La publicidad presenta el aceite de palma como responsable principal y casi exclusivo de la deforestación, mediante afirmaciones categóricas y sin matices. Sin embargo, en el informe en el que se fundamenta (‘Oil palm and biodiversity. A situation analysis by International Union for Conservation of Nature’) se hace constar que existen otros tipos de cultivo con un efecto igualmente negativo para la biodiversidad, no siendo un problema originado exclusivamente por el aceite de palma. “No resulta claro, a la luz del informe, que la eliminación del aceite de palma suponga una solución al problema de la deforestación”, afirma el dictamen de Autocontrol.
  2. La campaña es “engañosa” al calificar como bosque primario la ubicación donde Chocolates Trapa manifiesta haber tomado la fotografía que serviría de base para acreditar las consecuencias de la producción del aceite de palma. Según la información aportada por la Fundación en base al sistema GRAS (Global Risk Assessment Services), y atendiendo a las coordenadas que figuran en la propia publicidad, en realidad no se corresponde con un bosque primario. Respecto a la sostenibilidad de este ingrediente alimentario, “la publicidad resultaría incompatible con el principio de veracidad porque traslada de forma genérica y rotunda un mensaje según el cual el aceite de palma provoca en todo caso deforestación, omitiendo cualquier mención o referencia a la existencia de otras alternativas de cultivo del aceite de palma con un menor impacto medioambiental”, como el aceite de palma sostenible, certificado por sellos y organizaciones independientes.
  3. “La alegación incluida en la publicidad transmite al consumidor que los sustitutivos del aceite de palma, en este caso el aceite de girasol y la manteca de cacao, tienen efectos beneficiosos en relación con la salud en general. No obstante, dicha alegación no se acompaña de una declaración de propiedades saludables específica autorizada para dichos nutrientes, tal y como exige el artículo 10.3 del Reglamento (CE) nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de diciembre de 2006, relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos. Por consiguiente, la publicidad resultaría en este punto incompatible con la norma 2 del Código de Autocontrol (respeto a la legalidad y a la Constitución)”.
  4. “Tras un detenido análisis de la publicidad objeto del presente procedimiento, se considera que la misma resulta apta para menoscabar o dañar el crédito en el mercado del aceite de palma. A través de alegaciones categóricas, contundentes y sin matices, traslada con claridad dos mensajes: el cultivo de aceite de palma es responsable (exclusivo o principal) de la deforestación; y la supresión del aceite de palma contribuirá a paliar el mencionado problema […] Estos dos mensajes no pueden ser considerados íntegramente verdaderos”.


Y estos son los otros puntos del comunicado de Chocolates Trapa en el que responde al dictamen:

  • Queremos afirmar que nosotros hicimos la fotografía en esa selva amenazada en septiembre de 2018. Nos comprometimos a que, si se deforestase, volveríamos para denunciar su destrucción.  Según nuestros informantes en la zona, el área donde se tomó la fotografía estaba previsto que fuese deforestada alrededor de enero. Estamos casi en marzo y, casualmente, este bosque es justo la única zona que permanece intacta en los alrededores, como se puede comprobar en este vídeo que nos acaban de enviar nuestras fuentes en Borneo. 
  • En el breve documental online Una fotografía irrepetible? entrevistamos a Tantyo Bangun, Chairman de International Animal Rescue, quien nos comentó: “si el movimiento del aceite de palma sostenible estuviera funcionando, no tendríamos que enfrentarnos a los problemas que tenemos hoy: deberíamos tener cero orangutanes en jaulas de los centros de rehabilitación, y la realidad es que cada año tenemos más”.
  • En nuestra opinión, el etiquetado del aceite de palma sostenible es un tipo de publicidad también susceptible de enjuiciamiento.
  • Referente a si la grabación se hizo en una selva primaria o no: el lobby puede escudar en tecnicismos, pero no pueden esconder ni el vídeo que publicamos, ni la realidad. En el vídeo documental se ve lo salvaje que es la zona que están deforestando. Nosotros estuvimos allí. En la misma herramienta que el lobby menciona en su escrito, se puede ver también que el lugar donde se tomó la fotografía está dentro de la “zona de riesgo” y que justo al lado, apenas a metros de distancia, hay zonas deforestadas que no respetan la clasificada como “zona de orangutanes”, así que mientras discutimos por el adjetivo que ponemos a la selva, la deforestación sigue avanzando y amenazando a esta especie en peligro de extinción.


Por otro lado, al no ser Chocolates Trapa una empresa socia de Autocontrol, el dictamen de esta constituye una opinión no vinculante, sobre la corrección ética y deontológica de la campaña publicitaria en cuestión, emitida por expertos en la materia, reconoce en su propio comunicado la fundación, aunque también añade que los dictámenes de Autocontrol “gozan de reconocida fuerza moral derivada del acreditado y reconocido prestigio de los miembros del Jurado, y del respaldo legal otorgado”. No obstante, la empresa chocolatera ha dejado muy claro que no se va a someter a ellos.