camel

En concreto, Camel está haciendo una campaña en veinticuatro títulos (pertenecientes a editoriales como Time Inc. Condé Nast y Wenner Media) de su marca Camel Crush, cigarrillos que contienen una cápsula mentolada en el filtro que puede romperse para aromatizar el humo que inhala el fumador.

Grupos antitabaco estadounidenses critican la campaña, de acuerdo con la información de AdAge, pues consideran que va dirigida a los adolescentes. Camel dejó de anunciarse en diarios y revistas de interés general en 2007 después de recibir críticas (incluidas las del Congreso de los Estados Unidos) y demandas por varias de sus campañas en medios impresos. RJ Reynolds sí ha hecho en este tiempo publicidad de otros de sus productos, sobre todo cigarrillos sin humo.

Las revistas estadounidenses pueden publicar anuncios de tabaco, pero no esté permitido que los mensajes se dirijan a los menores. De acuerdo con las asociaciones que critican la nueva campaña de Camel, las revistas en las que aparece se dirigen mayoritariamente al público adolescente.