Además de en Estados Unidos, la campaña se podrá ver en otros mercados, de acuerdo con la última reorganización de la compañía realizada por Andrea Jung, directora ejecutiva de Avon, que pretende facilitar la toma de decisiones globales en áreas como el marketing.

La campaña es el primer trabajo de la nueva agencia creativa del anunciante, Soho Square, de Nueva York. El objetivo de la misma es reclutar distribuidoras para que se sumen a sus más de 5 millones de personas que trabajan para Avon además de imbuir moral entre los empleados después de una serie de despidos. Televisión, gráficas, marketing directo e internet son los medios planificados.

Estas acciones coinciden con la puesta en marcha de la Fundación Hello Tomorrow que servirá para ayudar a mujeres en áreas como el desarrollo empresarial y estará presente en 18 países.

Para esta ambiciosa campaña, Avon planea incrementar su inversión en medios hasta los 340 millones de dólares (en 2006 invirtió 250 millones y en 2005, 135 millones).

Ver spot