oreo

La campaña presentaba a cuatro youtubers famosos entre el público británico mostrando envases de Oreo y diciendo que habían sido invitados a participar en una lick race (o carrera de chupetones, el modo de consumir la galleta chupando su crema que tanto se usa en la publicidad de la marca). La ASA examinó la campaña a instancias de un periodista de la BBC que demandaba al organismo estudiar si los vídeos estaban claramente etiquetados como publicidad y ello a pesar de que si se pulsaba el botón Mostrar más  de la parte inferior del vídeo se leía este mensaje: “Visita el sitio web de Oreo para ver más chupadas. ¡Gracias a Oreo por hacer posible este vídeo!”

Según informa Campaign, ante la reclamación Oreo (marca propiedad de Mondelez) reconoció inmediatamente que no había intentado ocultar nada a los espectadores y admitió que los youtubers habían sido contratados por la marca para producir el vídeo, al tiempo que señalaba que en su opinión el hecho de los protagonistas señalar que habían sido contactos por Oreo unido al mensaje bajo los vídeos dejarían claro que se trataba de un contenido publicitario

La ASA reconoció estos hecho pero hico notar que como los canales de YouTube contratados tienen estilo editorial, “la intención comercial debería haberse dejado clara antes de que pudiera verse el contenido”. Añadía que ese debe un requisito para cualquier iniciativa publicitaria de este tipo en YouTube.