iphone

Esta evolución, que prevé un crecimiento del 45% en los próximos cuatro años en nuestro país, está condicionada por la renovación del parque de terminales hacia la banda ancha móvil, la disponibilidad de tarifas planas competitivas y la experiencia del usuario.

El crecimiento mundial del uso de internet a través del móvil es de un 35% anual, lo que supone el 22,5% de los usuarios de todo el planeta al finalizar 2012. Los usuarios de redes sociales móviles llegarán a los 174 millones en 2011 y los ingresos de estas empresas serán de más de 57.000 millones de dólares. Otro hito tendrá lugar en 2015, cuando, según aseguran los expertos, el 90% de los usuarios generará sus propios contenidos, personalizando la información.

El perfil de este usuario es el de un hombre joven y nativo digital, de entre 18 y 25 años, que se siente “desconectado” del mundo si no lleva el móvil consigo y que utiliza en un 66% de los casos las redes sociales móviles para comunicarse con sus amigos, además de colgar fotografías y hacer comentarios en su comunidad. El 70% de ellos no se conecta a las redes sociales móviles más de diez minutos en cada ocasión, frente a la más de una hora del 55% de internautas que se conectan desde el ordenador.

Las aplicaciones del móvil que más interés suscitan en este momento son las orientadas a las comunicaciones personales y la capacidad de navegación por la Red, de manera que las principales redes sociales se están aproximando a la telefonía celular, mejorando las aplicaciones de sus versiones móviles, especialmente diseñadas para los terminales, dando lugar a las redes sociales móviles.

De la sociedad en red a la sociedad en movilidad

Los autores del dossier coinciden en que estamos yendo de una sociedad en red hacia una sociedad móvil en red por la conjunción y sinergia actuales entre Internet y las redes de telefonía móvil. La razón es sencilla: las redes sociales se basan en el social software, entre un público objetivo predominantemente joven y nativo digital, colectivos cada vez más hipercomunicados y que modifican permanentemente su comportamiento social a medida que avanzan las TIC.

El éxito de las redes sociales cerró 2009 con 18 millones de usuarios en el mundo frente a los 13 millones con los que se iniciaba, lo que ha supuesto un incremento del 40%. En nuestro país, el 75% de los internautas españoles ya las utilizaba, dedicándoles el 22,4% del tiempo total empleado en su navegación.

En este sentido, según los expertos el futuro de los servicios de las redes sociales está en el teléfono móvil. Indudablemente, las comunicaciones móviles potencian la utilidad de las redes sociales a través de una sinergia que combina los servicios multimedia interactivos de éstas con la movilidad.

Internet en el móvil: permanentemente conectados
Más de 4.600 millones de personas en 2010 son clientes de telefonía móvil en todo el mundo y en España el móvil tiene una tasa de penetración del 113,9%. El 70% de la población que navega habitualmente por Internet ha probado a hacerlo en alguna ocasión a través de su móvil. También el 70% de la humanidad posee un teléfono móvil, lo que significa que hay más móviles que cualquier otra tecnología anterior (televisión, teléfono fijo y ordenador).

En este nuevo entorno tecnológico, el ordenador se está transformado en un terminal “mutante”, enganchado a la “nube” (cloud computing), que puede tomar la forma de ordenador portátil ultraligero, netbook, smartphone, netphone, eReader o tablet. Los últimos modelos de smartphones integran procesadores de 1 Ghz, que equivalen a la potencia de un ordenador portátil de hace tres años

La realidad aumentada une los datos y la información disponibles en la Red con el mundo físico, de forma que, en opinión de los expertos, los sistemas de comunicaciones móviles están acercando la Red a la realidad vigente a través de la interacción del usuario. Y, por primera vez, el diseño, la facilidad de uso y la exclusividad de los dispositivos terminales –el iPhone, el Google Nexus One, el iPad, etc.– se han impuesto a sus características técnicas y funcionales.

Esto supone que el usuario delega cada vez más su identidad en el teléfono móvil para que intermedie con la “máquina total” o World Wide Computer, un mundo donde todo está conectado, desde la biología hasta los negocios, pasando por la Red de redes. Lo utiliza no sólo para gestionar sus perfiles en diversas redes sociales, sino para transacciones económicas en la Red, obtener dinero en los cajeros automáticos (HalCash), micropagos, uso en los portales de la Administración del DNI electrónico, etc.

El futuro de las redes sociales pasa por el móvil

Las TIC se están adaptado a la realidad de los sitios de las redes sociales, el móvil 2.0, la bancarización móvil en los países en vías de desarrollo, la generación de información local por la iniciativa ciudadana y los MoJo (Mobile Journalists), el aprendizaje no formal en movilidad o la acción social del “empoderamiento” de personas y comunidades locales a nivel global.

Los teléfonos interactivos multifunción, conocidos como smartphones, como el iPhone de Apple o el Nexus One de Google, se conciben sujetos a una mejora continua de sus prestaciones, interfaces, sistemas operativos –cuya competencia ya no tiene lugar en el ordenador, sino en el móvil– y capacidades de almacenamiento y procesamiento.

La convergencia inevitable entre el mundo de las redes sociales y la telefonía móvil de banda ancha dará paso en el futuro inmediato a una red multiservicio y multiacceso más segura, núcleo de la arquitectura de las nuevas redes Next Generation Networking (NGN). Para ello, Los avances técnicos pasan por las soluciones radio HSPA+ (Evolved High-Speed Packet Access) y la implantación del estándar IMS (IP Multimedia Subsystem).

De hecho, la previsión de conectividad mundial para 2020 es de 50.000 millones de máquinas y 6.000 millones de personas conectadas.