truvia

La falta de tiempo para cocinar y la creciente demanda de productos prácticos y saludables por parte de los consumidores favorecen la existencia en el mercado de una amplia oferta de alimentos que cumplen con las necesidades de los consumidores. De entre todos estos nuevos productos, los que más interesan a los españoles, de acuerdo con el estudio, son “los que son buenos para la salud” (con el 69,7%) y aquellos que tienen “sabor casero” (42%).


Pero también hay un cierto tipo de alimentos que, aunque no sean los preferidos, despiertan un interés creciente y por lo tanto tienen cada vez más importancia, como, por ejemplo:


• Los productos ecológicos (que, con un 15,5% suben más de 5 puntos respecto a 2010).


• Los que aportan energía (que, con el 18% incrementan su consumo un punto respecto a 2010).


• Los productos con sabores nuevos (que aumentan 2,5 puntos y se sitúan en un 12,1% respecto a 2010).


• Los productos que ayudan a mantener la línea (que suben 1,2 puntos y se sitúan en un 9,7% respecto a 2010).


• Los adelgazantes que, pese a representar sólo el 6%, experimentan un importante aumento de 2,1 puntos respecto a 2010.


Sin embargo, el interés hacia estos nuevos productos es distinto en función del sexo o la edad de los encuestados. Las mayores diferencias entre hombres y mujeres se aprecian en los productos que ayudan a mantener la línea (escogidos por el 13% de las mujeres, frente al 6,1% de los hombres) y los adelgazantes (seleccionados por casi el 8% de las mujeres y el 4% de los hombres). Por su parte, ellos son más de productos energéticos (20,2%) que ellas (16%).


Respecto a la edad, cuanto mayores son más se interesan por aquellos productos que son buenos para nuestra salud: mientras el 80,1% de los encuestados a partir de los 65 años los prefieren, esta cifra se sitúa en el 52,7% entre los jóvenes de 20 a 24 años. Sucede todo lo contrario con aquellos productos que ofrecen nuevos sabores: mientras que un 21% de las personas entre 25 y 34 años los seleccionan como sus favoritos, sólo lo hace un 5% de los mayores de 64.