Datos de Wavemaker

Así, señala este informe, la televisión en streaming tiene menos penetración en el grupo de mayores de 55 años que a nivel global. Más de la mitad de esta población, el 54%, ve la televisión lineal. Pero ese porcentaje va descendiendo según lo hace también la edad: los adultos entre 39 y 55 años supone el 45% y, entre los más jóvenes, los datos caen de forma notable: el 26% en el caso de los millennials y apenas supera el 20% entre los integrantes de la generación Z, datos similares a lo que ocurre a escala global.

El estudio señala que en los 49 países analizados, menos de un tercio de los jóvenes ven ya la televisión lineal, se indica, pasando a ser uno de cada tres entre el grupo de 39 a 55 años, y casi la mitad de la generación baby boomers.

No obstante, hay excepciones. Los países en los que todavía sigue existiendo un alto consumo de la televisión lineal por parte de los más jóvenes son Japón (39% de la generación Z todavía consume televisión lineal); Letonia (34%); Francia (32%) y Arabia Saudí (32%).  Y los países con jóvenes menos adictos a la televisión lineal son Portugal (solo el 3% de la generación Z consume televisión lineal); China y Taiwan (6%), Tailandia (7%), Irlanda (8%) y Estados Unidos (11%).

Los espacios informativos, los deportivos e incluso alguna serie pueden hacer que el consumo de la televisión lineal siga siendo alto, explican desde la agencia, pero también se cuestiona cómo evolucionará la televisión convencional según la tecnología vaya permitiendo cada vez más un consumo más personalizado.

De hecho, los movimientos de los grandes grupos audiovisuales en este sentido son evidentes, con alianzas y propuestas que buscan competir en este nuevo contexto con las plataformas que han surgido amparadas en ese nuevo modelo de consumo y cuya penetración ha crecido de forma vertiginosa.