imaginarte

Los juegos van acompañados de una carta-manifiesto, desde la que la empresa les invita a jugar y concentrarse en trabajar unidos, evitando en la medida de lo posible confrontaciones innecesarias que poco aportan a la consecución de medidas eficaces. La agencia Imaginarte ha sido la responsable de la idea y de su ejecución.

Uno de los juegos enviados es el Formapalabras, con el que aprenderán a trabajar sobre las palabras de otros, haciéndolas suyas y mejorándolas.

El Parchís Modular, por otro lado, será una buena prueba de hasta qué punto, en la política caben todos. La participación de ocho jugadores asegura que no exista el bipartidismo.

Con las Damas Chinas comprobarán que la única manera de avanzar es avanzando juntos.

Y, por último, el juego del Rummi ayudará a manejar los números de todos los jugadores para avanzar.

Según comenta en un comunicado Rosario Carrió, propietaria de la empresa Cayro, “muchas veces se tiene la tentación de desestimar los juegos clásicos como pasatiempos que sólo los niños pueden disfrutar. Pero lo cierto es que determinados juegos potencian la colaboración por encima de la confrontación, enseñando a los jugadores a tener paciencia y alcanzar objetivos aprovechando el talento de cada uno de los participantes, independientemente de su edad.”