La diversidad, presente en la campaña de Coca-Cola

Para personalizar el anuncio la marca se trajo al realizador argentino (Pucho Mentasti) a España y se grabaron nuevas escenas en Málaga, en las que se ven platos tradicionales de nuestro país, como la tortilla de patatas. Habrá varias piezas audiovisuales (una de 60" y 2 de 20"), así como punto de venta y exterior con creatividades en las que se pueden ver dos personas de aspectos muy diferentes (por ejemplo, de dos equipos de fútbol diferentes) compartiendo un momento de consumo. 

Durante la presentación de la campaña, Isabel Gomis, senior brand manager de la marca, ha afirmado que "Coca-Cola potencia el sabor de las comidas" y ha destacado que esta campaña "trabaja por un lado el propósito de marca emocional (de la felicidad se ha evolucionado a las conexiones entre personas) con el de aumentar los momentos de consumo".

La campaña además promociona el envase de vidrio de 1 litro, porque está tanto en la hostelería como en la distribución.

Coca-Cola invirtió en 2018 45,7 millones de euros en publicidad convencional, segun datos de InfoAdex.

Carat maneja los medios del anunciante.

La campaña quiere unir a las personas a través del consumo
La campaña quiere unir a las personas a través del consumo
La diversidad cultural, presente en la campaña
La diversidad cultural, presente en la campaña