La nueva hamburguesa se llama Big Good

McDonald's ha presentado Big Good, una hamburguesa pensada para apoyar al sector primario frente a la crisis provocada por el COVID-19, de la que ya habíamos hablado hace unas semanas. Se trata de un proyecto para el que McDonald’s ha contado con la agencia creativa TBWA\España, en un proceso de co-creación. Por su parte, la agencia OMD se ha encargado de la estrategia de medios, y True PR de la campaña de comunicación y relaciones públicas. Para la elaboración de Big Good, la compañía ha contado ganaderos y agricultores de varias zonas de España, afectados por la crisis del COVID-19, formando un equipo de más de 2.000 productores.

Junto con el lanzamiento de Big Good, McDonald’s ha querido contribuir a visibilizar la situación del sector primario español. Para ello, la compañía ha dado voz a las historias individuales de los productores, ganaderos y agricultores que se encuentran detrás de cada ingrediente de Big Good, en un documental de 30 minutos, dirigido por Nacho Clemente y producido por la agencia creativa TBWA\España. La pieza audiovisual se podrá ver próximamente en el canal de YouTube de la marca y en la página web del proyecto, BigGood.es, entre otras plataformas.

El documental sumerge al espectador en el proceso de creación de la hamburguesa, desde el origen de sus ingredientes hasta su diseño final. Además revela cómo ha sido el proceso de creación de la receta e invita a conocer de cerca procesos nunca vistos, acompañando en su día a día a las personas que, desde la propia marca, han liderado el proyecto.

La receta de Big Good

Para diseñar la receta de Big Good, McDonald’s ha seleccionado algunos de los ingredientes que más vieron caer su demanda en los primeros meses de la crisis. Además, la compañía ha querido amplificar al máximo posible el alcance de esta ayuda. De ahí que la procedencia de estos ingredientes sea muy diversa y abarque distintos puntos de la geografía española, incluyendo Extremadura, Castilla La Mancha, Castilla y León, Galicia, Madrid, Cataluña, Navarra, Andalucía y Murcia.

La carne utilizada para Big Good, así como toda la que utiliza McDonald’s España en sus hamburguesas, está suministrada por OSI Food Solutions (Toledo). Cuenta con el sello AENOR, que acredita que está compuesta exclusivamente por carne de vacuno 100% español y que en su proceso de preparación y cocinado no se emplea ningún ingrediente adicional. Para la receta de Big Good, el 100% de la carne de vacuno procede de ganaderías extremeñas.

El queso semicurado de Big Good se elabora a partir de leche de vaca, oveja y cabra, procedentes de Galicia, Castilla-La Mancha y Madrid respectivamente. Ofrece una gran cremosidad y sabor, y su elaboración corre a cargo de la quesería española Entrepinares, en su sede de Fuenlabrada (Madrid). La leche de cabra fue, en concreto, una de las variedades que más acusó la caída de demanda en los primeros meses de la crisis sanitaria. Y este es el motivo por el cual se ha incorporado en la receta de Big Good.

La lechuga Batavia de Big Good procede de campos de Navarra y Murcia, cultivados y gestionados por Florette. Todos ellos están certificados según el referencial Global GAP. Esto significa que las prácticas de cultivo y gestión se diseñan para garantizar un producto seguro y de la máxima calidad, obtenido bajo técnicas sostenibles. Las lechugas de Florette se cultivan respetando su crecimiento natural para conservar toda su frescura, sabor y calidad. Para ello, la empresa colabora con agricultores locales de todo el territorio nacional. Debido a la crisis sanitaria, se perdieron importantes cosechas de esta variedad de lechuga, de gran calidad y de la que dependen muchos agricultores. De ahí que se haya seleccionado esta variedad para la receta de Big Good, para contribuir a la reactivación de su demanda, además de por sus propiedades de textura y sabor. Florette es, asimismo, la compañía encargada de suministrar el tomate y la cebolla, que también forman parte de la receta de Big Good.

En el caso del pan, se compone de tres tipos de harina (trigo, centeno y espelta), procedentes de Castilla y León, Cataluña y Madrid. De su elaboración se encarga la empresa Aryzta Bakeries Iberia, con sede en la localidad madrileña de Daganzo de Arriba. La crisis sanitaria provocó una caída en la demanda de hasta el 30% en algunos tipos especiales de harina, como es el caso de la de centeno. De ahí su incorporación a la receta de Big Good, para contribuir a la reactivación de su demanda.

La receta de Big Good se completa con una salsa mediterránea, que toma como base aceite de oliva de Andalucía y añade tomate procedente de la vega del Guadiana (Extremadura). La elaboración de la salsa corre a cargo de la empresa española Arteoliva, con sede en el municipio cordobés de Palma del Río. La crisis sanitaria ha supuesto un desafío para la recolección de la aceituna, por la ralentización de los procesos y el consecuente incremento de costes. Asimismo, también se ha visto afectada la demanda de hortalizas, de la que viven muchos agricultores. Y fueron estas dos premisas las que dieron lugar a la selección de ingredientes para la salsa de Big Good.

Big Good estará disponible hasta finales de diciembre, tanto para consumir dentro de los restaurantes de McDonald’s como para recoger con el servicio take away, o bien, si se prefiere, a través de McAuto o del servicio a domicilio, McDelivery, en aquellos restaurantes en los que estos servicios estén disponibles.