Wetaca ha desplegado todo su ingenio para no dejar sin su comida a más de 2.000 clientes esta semana a pesar de la nieve y el estado de las carreteras

La empresa de comida a domicilio Wetaca conseguió repartir sus más de 2.000 pedidos semanales en todo Madrid y hasta la M-50, y a varias poblaciones más lejanas donde Seur tampoco estaba realizando su reparto habitual. También han llegado los 170 pedidos pendientes de entrega, de 370 semanales, que salieron a toda España. 

“Ante la situación y con 2.100 pedidos de 3.500 semanales aún por entregar en toda España desde nuestra sede de Villaverde, en Madrid, decidimos distribuir como pudiéramos y no añadir un problema más en el día a día de nuestros clientes” declara Efrén Álvarez, cofundador y co CEO de Wetaca.

“Preparamos un transporte especial hasta Tarancón, ya que la sede de Seur en Getafe estaba bloqueada, y desde allí parecía posible expedirlo a nivel nacional, y allí nos fuimos. El lunes y el martes éramos la única empresa repartiendo en Madrid”, explica Alberto Prado, responsable de logística de Wetaca.

Desde esta empresa explican que el primer gran reto fue el de buscar aquellos repartidores y furgonetas que tuvieran sus vehículos disponibles, ya la mayoría estaban bloqueados, y que llegaran hasta Villaverde. Wetaca empezó el reparto con un equipo de 3 furgonetas el lunes por la mañana, 7 por la tarde y 20 el martes. La decisión clave, destacan, fue poner a dos personas por vehículo y de esta forma uno se quedaba en el vehículo, y el otro podía ir andando desde las calles principales, que ya sabíamos estaban limpias sin correr riesgos, hasta la puerta del cliente.
 
Los pedidos han llegado para sorpresa de muchos de los clientes de Wetaca, que así lo han manifestado en sus redes sociales.


 
Los más de 4.300 pedidos de esta semana ya se están cocinando en las cocinas de Wetaca y se empezarán a entregar a partir de este mismo viernes, como viene siendo el plazo habitual.
 
“Hemos duplicado, o más, el coste de los envíos de esta forma, pero para nosotros lo importante era dar el servicio, ayudar a las personas que no lo iban a tener fácil para comer esta semana con los supermercados desabastecidos y hacia esto orientamos todo el trabajo. Destacar que no ha habido ninguna lesión entre nuestros repartidores ni acompañantes”, señala Álvarez.