Imagen

Desde que empezó la pandemia, los hábitos de los ciudadanos se han visto alterados y el sector de la restauración ha sido uno de los más penalizados. Con el levantamiento progresivo de las medidas aplicadas para contener la Covid-19, la vuelta a la actividad social se está produciendo paulatinamente. Aun así, según datos de Kantar, todavía no se ha recuperado la totalidad de ocasiones de consumo fuera del hogar y las ventas de la hostelería aún están por debajo de las cifras del 2019. Con la voluntad de incentivar la vuelta a los bares, Cacaolat ha lanzado la campaña El de siempre, firmada por la agencia Fuego Camina Conmigo, para recordar y recuperar los momentos de desconexión en familia fuera de casa.

Esta creatividad sigue la línea creativa de la campaña lanzada el pasado mes de junio, “El maravilloso cacao de cada día”, que estaba inspirada en la realidad diaria de las familias y buscaba, desde la empatía, positivizar el caos del día a día. Una vez más, Cacaolat presenta una nueva situación recurrente entre madres y padres con sus hijos. En esta ocasión, está ambientada en el Café Adonis de Barcelona y se expone cómo, con el estrés diario entre el trabajo y la vuelta a la rutina, a veces las madres y los padres se hacen un lío con las diferentes actividades extraescolares de sus hijos, hecho que en la mayoría de las ocasiones los hijos responden con la recurrente frase “es lo de siempre”. En esta historia, 

Bajo la producción de Petra Garmon y la dirección de Adrián Erre, la marca de batidos apuesta una vez más por conectar con las familias con una campaña que se emitirá a nivel nacional, tanto en televisión como en digital y exterior a partir del 13 de octubre.

“El de siempre” ha estado desarrollado por la agencia creativa Fuego Camina Conmigo, que una vez más muestra su implicación y originalidad en las campañas de Cacaolat.