Las marcas han de pedir permiso antes a los usuarios

A partir de ahora Instagram permite  incluir contenido de la comunidad en su función Shopping. Esta nueva funcionalidad ofrece a las empresas una nueva forma de mostrar los productos en su tienda de Instagram, mediante el uso de contenido de su propia comunidad. Es decir,  publicaciones creadas por un fan de una marca determinada.  Añadir este tipo de contenido a las páginas de productos ayuda a que la gente se sienta más segura a la hora de realizar una compra, ya que pueden ver el estilo, la calidad o cómo queda el producto en clientes reales.

Para poder utilizar esta nueva función, las marcas deben solicitar permiso para utilizar las publicaciones que los usuarios de Instagram han publicado y donde la marca esté etiquetada y esta publicación debe estar asociada a los productos de su catálogo.