Según informa The New Tork Times, las mujeres picotean más que los hombres, pero no precisamente los productos de Frito-Lay. Sólo el 14% pica entre horas alimentos salados. El 25% toma productos dulces y el 61% se decanta por bebidas, frutas y verduras.

La investigación de la agencia Juniper Park concluyó que el centro de las comunicaciones de la mente de las mujeres estaba más desarrollado que el de los hombres, por lo que están más capacitadas para procesar anuncios de más complejidad y con más piezas de información. El hipocampo, el centro de memoria y emocional, era proporcionalmente mayor en las mujeres, según el estudio, por lo que las mujeres podrían buscar personajes con los que identificarse.

Uno de los puntos más importantes del estudio era el factor de culpa. Frito-Lay y Juniper Park preguntaron a cien mujeres que escribieran un diario durante dos semanas. Según sus comentarios, se sentían bastante culpables por picar entre horas, no ver suficiente a los hijos o no pasar tiempo con sus maridos.

Aunque Frito-Lay ha intentado casi siempre que la publicidad de sus snacks comunique la idea de estar “libre de culpa”, está claro que no han conseguido aliviar la culpa de las mujeres, así que la pregunta que se hizo Juniper Park fue "¿por qué no hacemos salir a la culpa?".

Parte de la estrategia era seguir el éxito de SunChips moderando su packaging y mostrando los ingredientes saludables de sus snacks.

“La mujer quiere que la recuerden que está comiendo algo que es bueno”, asegura en el diario neoyorquino Gannon Jones, vicepresidente de marketing de Frito-Lay Norteamérica.

La campaña de publicidad, llamada “Only in a Woman’s World”, ha comenzado con unos spots teaser e incluye televisión, prensa e internet. En este medio, se han creado webisodios que se colgarán en www.awomansworld.com, protagonizados por cuatro mujeres que hablan de hacer ejercicio, comer y hombres al estilo “Sexo en Nueva York”. Toda la creatividad se ha realizado en animación.