subway

Según cuenta un artículo The Huffington Post, un consumidor de Australia subió al muro de la página de Facebook de Subway, una cadena con más de 38.000 establecimientos en 100 países y con casi 20 millones de fans en esa red social, una imagen de un bocadillo de tamaño grande (“footlong”) junto con una regla en la que se ve que mide solo 11 pulgadas, por debajo de las 12 que debería tener. Además pedía a la compañía que diera explicaciones del caso. Incluso el diario The New York Post se metió en la polémica llevando a cabo su propia investigación, que concluyó que cuatro de siete bocadillos medidos para esta ocasión estaban por debajo de las once pulgadas.

Subway contestó a través de un portavoz, que negó haber borrado la foto de su muro, y aseguró que la longitud de sus bocadillos varía cuando el pan es cocinado en cada establecimiento.
Este es un caso más de la repercusión que pueden tener las redes sociales entre las marcas a raíz de una queja de un consumidor o de malas prácticas por parte de las compañías o sus trabajadores. Un caso parecido fue el de Domino’s Pizza (un consumidor sube una foto de una pizza pegada al cartón de la caja), aunque la compañía supo darle la vuelta a su favor.