Lindt donó bombones a los sanitarios

Entre los datos que resalta este informe, dos porcentajes: el 84% de los encuestados planea recompensar a las marcas que hayan donado tiempo, dinero o recursos durante la pandemia y el 64,5% está dispuesto a boicotear a las marcas que vayan en contra de sus valores o creencias.

En esta nueva oleada del estudio llevado a cabo por la agencia del grupo McCann, se señala que el porcentaje de encuestados que cree que las marcas están utilizando la situación de emergencia sanitaria para su beneficio, pasa de un 85% a un 82,5%, mientras que se mantiene el porcentaje de consumidores que es menos probable que apoye a una marca cuya comunicación se haya mantenido sin cambios como si “no pasara nada”.Además, en relación a qué pueden aportar las marcas o cómo pueden ayudar a la sociedad, un 27% de los consumidores encuestados afirma que prefiere que las grandes empresas centren sus esfuerzos en ayudar a las comunidades locales a recuperarse antes que en lanzar campañas o iniciativas de ámbito nacional. Un 45% cree que las marcas deberían garantizar el salario y la seguridad laboral de sus empleadosPor otro lado, en la tercera ola de encuestas de este estudio se aprecian cambios en el estado emocional de los consumidores: aumentan considerablemente la relajación, la felicidad, la emoción, el optimismo, la esperanza y el agradecimiento y disminuyen los sentimientos de temor, enfado, confusión, preocupación, molestia, depresión o ansiedad. La única emoción negativa que empeora es la negatividad que pasa de un 2% a un 2,5%.En relación a las experiencias, conciertos o eventos deportivos, el informe indica que al 48% de los encuestados lo que más les preocupa es la salud y la higiene de los otros asistentes, al 42% la propia higiene del evento (si se va a desinfectar, cuáles serán los protocolos de limpieza, etc.), al 38% estar en un espacio cerrado, al 31% estar entre la multitud y que no haya distancia social y al 29% no tener acceso al sanitizer de manos o a los lavabos. Así pues, la higiene, la limpieza y la seguridad cobran más relevancia que nunca y serán prioritarias para los asistentes. El papel de las marcas será, apuntan desde Momentum, hacer que se sientan seguros en todo momento.La cuarentena, aseguran, ha propiciado que los consumidores estén más abiertos a nuevas formas de entretenimiento que antes ni se habían planteado, con casi un 30% confiando más en las tecnologías que le ayudan a conectar con las cosas que le gustan.Accede al estudio completo aquí.