Una tienda de Mango

Las principales calles comerciales de España encadenan diez meses de descenso de tráfico peatonal y, por consiguiente, los comercios se están resintiendo con una caída de las entradas de clientes bastante proporcional a este descenso. La mayor pérdida de transeúntes en las calles se ha producido en Palma, con un descenso del 43% durante la campaña de Reyes (del 26 de diciembre al 5 de enero) respecto del mismo periodo del año anterior, mientras que, en el otro extremo, Sevilla ha sido la ciudad con un mejor comportamiento del tráfico, perdiendo un 27% de peatones tanto en Navidad como en Reyes.

Barcelona ha sido la ciudad de España que ha perdido más tráfico peatonal en general en toda la campaña de Navidad y Reyes (-34% y -38%, respectivamente), situándose por debajo de la media de tráfico peatonal española. En Valencia, la campaña de Navidad y Reyes también ha tenido un comportamiento por debajo de la media española.

En general, los datos muestran que las compras físicas navideñas se han realizado a primeros de mes de diciembre, entre el día 8  y el día de Navidad.

En comparación con el resto de las ciudades, Madrid y Bilbao han resultado ser las que han tenido una menor caída del tráfico peatonal, aunque los datos de entradas en tienda no acompañan: ambas han registrado menos clientes en el interior de sus establecimientos que el resto de las ciudades. Solo en Reyes, las tiendas de Bilbao han registrado un 54% menos de clientes y Madrid ha perdido un 47%, igual que Palma.

A consecuencia del descenso el tráfico peatonal en las principales calles comerciales españolas, los establecimientos han vivido una campaña de Reyes con una caída del 42% de clientes de media.