Carro de la compra Supermercado Pexels MKN Septiembre 2021

En un contexto en el que la inflación se situó en julio en un 10,8% (el valor más alto de los últimos 38 años), la marca de la distribución sigue siendo la opción preferida de los consumidores, sobre todo en alimentación, donde el peso de este tipo de marcas alcanza el 48,8% tras un incremento de 2,4 puntos porcentuales frente a julio del 2021.

La marca de la distribución alcanzó en julio un 40,6% de cuota de mercado, lo que supone un incremento de 1,8 puntos porcentuales frente al mismo mes del 2021, de acuerdo con los datos de NielsenIQ. “Los españoles a la hora de ahorrar se siguen decantado por las marcas de distribución, con una subida en el gasto del 16,8% y un aumento en el volumen del 2,7%, frente al 8,5% de incremento del gasto en las marcas de fabricante, que registraron un aumento de la demanda del 0,9%”, indican los responsables del estudio. Esta situación implica una subida del precio promedio mayor en las marcas de distribución (13,8%) respecto a la de las marcas de fabricante (7,6%).

Las ventas totales de bienes de consumo alcanzaron la cifra de 5.889 millones de euros durante el pasado mes de julio,  lo que supone un incremento del gasto de los españoles en la cesta de la compra de un 11,8% respecto al mismo mes del año pasado. Una evolución que tiene que ver, fundamentalmente, con el incremento de los precios, que se ha situado en un 9,8% respecto a julio de 2021, mientras que en volumen la subida fue del 1,8%.

Alimentación y las bebidas fueron los segmentos que registraron el mayor desembolso de los españoles con un crecimiento del 12,5% y del 12,3%, respectivamente, de las ventas en valor sobre el mismo periodo del año anterior. En el caso de la alimentación, la demanda se contrajo en un 0,1%, con una subida del precio promedio del 12,6%. Mientras, el carácter estacional de las bebidas, explican los responsables del informe, favoreció un aumento en volumen del 6,4%, gracias principalmente a las bebidas refrescantes, las aguas y las bebidas alcohólicas. El crecimiento del precio promedio en esta sección estuvo más comedido y se situó en el 5,5%.

Categorías típicas de la época estival han tenido comportamientos muy positivos incluso en volumen. Entre las más demandadas se sitúan los helados, con un incremento en volumen del 13,7%; las bebidas refrescantes, que crecieron un 10,8%; las aguas, un 9,8% o la horchata, que incrementó sus ventas en volumen un 8%. A esto se añade el fenómeno acaparador que se dio en torno al hielo, cuya demanda aumentó un 27%, con una subida en el gasto del 32,8%.

Por lo que respecta a droguería y perfumería, la facturación ascendió un 9,1% gracias a un comportamiento en precios similar al de alimentación, con una subida del 12,1%, aunque su volumen se contrajo un 2,6%. Por otra parte, destacan los aumentos significativos de la demanda de productos como el maquillaje (15,8%), tratamiento facial, con un aumento en las ventas en volumen del 8,1%, o las fragancias, que apuntan un alza en el consumo del 7,8%.