foto

La creatividad hace hincapié en dos aspectos del producto: precio y calidad. Son, según la compañía, las cápsulas más baratas del mercado. El pack de diez se vende a 1,89 euros, casi la mitad del precio de las de Nespresso. Para reforzar el mensaje de calidad se han realizado, además, catas ciegas de producto con consumidores y profesionales. Lidl invitó a cuatro baristas profesionales (Adrián Fernández, Luis Eduardo Torrealba, Honorio García y Ricardo Rodríguez) a que probaran Bellarom junto a otras tres cápsulas. Las puntuaron en función de los atributos que se suelen considerar a la hora de juzgar al café: aroma, cuerpo, dulzor, acidez y sabor. En el vídeo no se identifican las cápsulas por sus marcas, aunque sí por sus precios, de lo que se puede deducir cuál es cuál. Bellarom y Nespresso fueron las mejor valoradas. El vídeo de la experiencia se puede ver en el canal de YouTube de la marca, junto a otro en el que uno de los baristas, Adrián Fernández, da consejos sobre cómo se debe servir el café.

Bellarom se ha lanzado con seis variedades: Ristretto, Classico, Azzurro Lungo, Espresso Palermo, Espresso Viola y Lungo Merano.

Mercado

El interés de Lidl y de otras empresas de la distribución por el mercado de las monodosis —últimamente han proliferado las de marca blanca o de primer precio— es comprensible si tenemos en cuenta el enorme crecimiento que ha experimentado en los últimos años. De hecho, el café en cápsulas ya ha conseguido superar al molido. Al menos en valor: supone el 34,6% del mercado, frente al 29,5% del molido, según datos de Iri publicados por Alimarket. No así en volumen, donde se invierten las tornas: molido lidera con un 54,4%, frente al 11,3% de las monodosis. Las cifras no incluyen el sistema Nespresso, puesto que su venta no se realiza en la distribución organizada.