Para revertir esta situación Mattel ha lanzado la campaña “Papás que juegan con Barbie”, centrada en subrayar la importancia del rol paterno precisamente en esos momentos de juego en que las niñas empiezan a construir sus valores y aspiraciones.


Isabel Ferrer, directora de marketing de EMEA para Barbie, afirma que “una parte importante del papel de un padre es potenciar que sus hijas tengan confianza en sí mismas, sean imaginativas y estén seguras de quiénes son, por ello queremos hacer una llamada a que compartan sus juegos y sus sueños a través de esta campaña”.


El video de campaña, que se puede ver en YouTube, es el reflejo en clave optimista y de humor de algunos de los testimonios recogidos durante un estudio previo en el que se ha analizado el comportamiento de 7.300 padres europeos con sus hijas menores de 18 años. 
De los padres españoles se han extraído conclusiones tan sorprendentes como inverosímiles, tales como:

- 3 de cada 10 padres no saben lo que es una pirueta.

- Sólo 4 de cada 10 aseguran saber hacer trenzas.

- 9 de cada 10 consideran que jugar con su hija es una herramienta para que construya confianza en sí misma.

Y otras de mayor relevancia social como:


- Aproximadamente al 50% de los padres entrevistados les gustaría dedicar más tiempo a jugar con sus hijas.


- 7 de cada 10 creen que es importante que sus hijas sientan que puedan lograr cualquier objetivo que se propongan.


- Solo el 50% considera que la relación con su hija es muy cercana.


Esta nueva campaña, obra de BBDO San Francisco,  incluye un vídeo online de 90 segundos y tres versiones reducidas de 30 segundos, muestra lo que ocurre cuando seis padres reales juegan con Barbie junto con sus hijas. Según explican los anuncios, al final “El tiempo pasado en su mundo imaginario es una inversión en su mundo real”.