Imagen

En este futuro distópico los androides no serán físicamente muy diferentes a nosotros, actuarán de forma similar y se encargarán de gran parte de los trabajos que actualmente conocemos. Esto inevitablemente aumentará el paro y empezarán a surgir tensiones con los humanos y más cuando estas ‘máquinas’ empiecen a ser concientes de su naturaleza y a tener sentimientos…

Durante unas horas, un grupo de androides han circulado por la Línea 10 de Metro de Madrid mezclándose con los viajeros, siguiendo en todo momento las normas establecidas para la coexistencia entre ambas partes como: esperar el tren en las áreas designadas para androides, ceder siempre los asientos a los humanos, entrar los últimos en los vagones…

La idea y el desarrollo de la acción han sido obra de la agencia Está pasando.