Taylor Swift en un vídeoclip

La cantidad de tiempo que pasamos viendo video online ha aumentado rápidamente por todo el mundo, un 32% de media anual entre 2013 y 2018, impulsada por las mejoras en los tamaños de las pantallas y la calidad de los dispositivos móviles, la mayor rapidez en la conexión de datos, y la expansión de las televisiones conectadas.

China y Suecia tienen la audiencia con mayor conexión en video online del mundo, donde se espera que una persona sobrepase de media los 103 minutos diarios. Aunque, actualmente, estos son los únicos países de la lista de países que exceden los 100 minutos, el estudio de Zenith prevé que Canadá, India, México, el Reino Unido y los EEUU se sumen a esta lista.

En España, YouTube es el canal de vídeo con mayor audiencia en internet (95%, según datos de Comscore). Acumula más de 10.000 millones de vídeos al mes y el consumo medio por usuario alcanza los 1.180 minutos. Por otro lado, con una evolución en alza en términos de consumo, el informe destaca plataformas de televisión online de cadenas nacionales como Atresplayer y Mitele.

La inversión publicitaria 

En cuanto al gasto publicitario digital, Zenith calcula que aumentará de 45.000 millones de dólares este año a 61.000 millones en 2021, un promedio del 18% anual en comparación con el 10% que se estima en el conjunto de la publicidad en internet. Mientras tanto, la inversión publicitaria en televisión se reducirá de 183.000 millones de dólares a 180.000 durante el mismo período, a medida que los costes continúan cayendo en los mercados clave. Así la inversión en vídeo online aumentará el equivalente de un tercio de todo el mercado televisivo en 2021, más de un cuarto de este año.

Del vídeo 'in-stream' al 'out-stream' 

Debido a la alta demanda del inventario de vídeo y para satisfacer la necesidad, los editores han complementado los anuncios de vídeo que aparecen antes, durante o después del contenido de vídeo con anuncios in-stream, – anuncios de vídeo que aparecen junto a otro contenido, como texto, imágenes o publicaciones en redes sociales – y anuncios out-stream o in-read. Los anuncios out-stream son muy comunes y, en algunos mercados, comprenden la mayoría de la publicidad en vídeo: en Reino Unido, en 2018, el 57% de la inversión publicitaria de video se destinó a publicidad out-stream. La tendencia pronto puede comenzar a cambiar hacia in-stream, augura Zenith.