"Juego de tronos", la emisión más vista en diferido

Los espectadores que han visto al menos un minuto de audiencia en diferido ha crecido significativamente desde que Kantar Media comenzó a medir este consumo en febrero de 2015. Según el análisis realizado por Geca, el aumento de este tipo de consumo ha sido constante año a año, llegando a incrementarse un 20% entre 2017 y 2019.

Varios factores influyen en el aumento progresivo de este tipo de consumo. Los cambios en los hábitos de los espectadores es uno de estos factores, y todo hace indicar que el diferido irá ganando más peso en los próximos años en cierto tipo de contenidos como la ficción. El progresivo retraso en la hora de inicio de los contenidos estrella del prime time en las principales cadenas es otro factor que favorece esta actividad, como ya quedó patente en el primer número del Informe Geca. Un tercer factor es el aumento, por sexto año consecutivo, de la televisión de pago en España. La creciente oferta de operadores, unido a la comercialización de paquetes que combinan la televisión con otros servicios como el teléfono o internet y al uso de claves compartidas, ha favorecido que en la actualidad el 48,3% de los hogares españoles que consumen televisión reciban pago.

La televisión de pago, un factor clave

El porcentaje de hogares españoles con capacidad para ver contenido diferido en 2019 ya ha alcanzado el 87%, lo que supone una subida de 34,5 puntos con respecto a 2012, cuando se empezó a medir esta variable. Este incremento deriva del aumento de los suscriptores de pago, con la consiguiente implementación en más hogares de descodificadores con disco duro y con la función ‘Últimos 7 días’, y de la popularización de las Smart TV’s y los dispositivos para reproducir aplicaciones de contenido bajo demanda.

A pesar de esta tendencia ascendente, el análisis pone de manifiesto que este tipo de visionado representa todavía una pequeña parte del consumo total de minutos. De los 214 minutos de media que un español dedica a ver la televisión al día en 2019, solo 7 minutos pertenecen a consumo de televisión en diferido. Esta cifra sube hasta los 9 minutos en el target de 45 a 64 años.

Si estos minutos se traducen a contactos (visionados de al menos un minuto) observamos que, durante 2019, una media de 3,5 millones de espectadores ha consumido diariamente algún contenido en diferido. En el periodo que transcurre entre enero y septiembre de 2019 el dato ha aumentado un 6% con respecto al mismo periodo del año 2018. Según se extrae de la investigación de Geca, un 91% de estos contactos provienen de espectadores que reciben en sus hogares alguna plataforma de pago.

Un tipo de consumo joven y predominante en las grandes comunidades

En el estudio de estos contactos por targets se evidencia que las mayores diferencias en este tipo de visionado se encuentran en las segmentaciones por grupos de edad. Los menores de 45 años acaparan un 48% del consumo diferido frente al 42% que estos espectadores representan en el consumo lineal. En el polo opuesto se sitúan los mayores de 65 años, que continúan consumiendo televisión lineal (24%) de forma mucho más intensa que en diferido (15%).

Por Comunidades Autónomas, Madrid es el territorio puntero en consumo diferido con un 19% del total, seguido por Andalucía (16,5%) Cataluña (16%). Esto supone un cambio de tendencia con respecto al reparto de la audiencia lineal, en la cual lidera Andalucía con un 18% por delante de Cataluña (16%) y Madrid (13%).

La TV en diferido preferentemente en fin de semana y acompañados

Al desglosar el visionado por días de la semana, el fin de semana presenta el mayor número de contactos del diferido en todas las franjas excepto en el prime time. Parece lógico pensar que la mayor cantidad de consumo de timeshift en fin de semana durante diversas franjas se debe al aumento del tiempo de ocio durante esos días. El consumo se hace de forma más común los domingos, y va ascendiendo gradualmente hasta llegar a su punto álgido en prime time.

En 2019 se da un caso particular con el consumo diferido en el prime time de los lunes, día en el que se ha producido el gran fenómeno de "Juego de Tronos". Esta serie se emitía en lineal en la madrugada del domingo al lunes en Movistar Series, por lo que su visionado mayoritario parece hacerse hecho en diferido la noche del lunes. 

El cambio en el modelo de visionado también trae diferencias en cómo se consumen los contenidos televisivos, tal y como se desprende del análisis. La posibilidad de poder elegir cuándo se ve un contenido trae consigo que se consuma más en pareja o de manera grupal que cuando la televisión se ve en lineal. En todos los targets por sexo y edad el consumo individual de contenidos disminuye cuando este es en diferido. En los targets más jóvenes (4-24 años) aumenta el consumo grupal, mientras que en los mayores de 25 lo que más gana es el consumo en pareja cuando nos centramos en el consumo fuera del horario de emisión.