Imagen

El Eibar, el club que representa a la población más pequeña en las máximas categorías de todo el fútbol europeo, estaba en la cuerda floja. En las jornadas de Liga que quedaban se jugaba su futuro en Primera División. Por ello, el equipo guipuzcoano recogía algunos de los cientos de mensajes de ánimo que sus seguidores le han trasladado en redes sociales en las últimas semanas y los ha amplificado y dado vida en forma de enormes proyecciones, realizadas en distintas ubicaciones del municipio.

Así, en la noche del 10 al 11 de mayo, el club inundaba la ciudad de Eibar, de apenas 27.000 habitantes, con los sueños y esperanzas de su afición. Con una idea común, #DenokBatera (Todos a una), más de 25 mensajes reales de aficionados -en castellano, euskera, catalán e incluso en inglés y japonés- cobraban una nueva dimensión, proyectados en imágenes de hasta 40 metros, en 11 fachadas de 8 ubicaciones del municipio, algunas tan emblemáticas como la Plaza del Ayuntamiento, la Iglesia de San Andrés, la Universidad Laboral o las Torres de Unzaga.

La agencia Muy ha desarrollado la acción.