Poko publicidad plantada julio 2011 peq mkn

De momento, estará disponible en el aeropuerto de El Prat (Barcelona), aunque la empresa ya está negociando para conseguir terrenos anexos a los principales aeropuertos de la península.

Los contratos publicitarios, en principio, tendrán una duración de seis semanas. En ese tiempo, se estima que una campaña pueda superar el millón de impactos.

Se trata de un soporte completamente natural. Según asegura la compañía en una nota, puede resultar interesante para las marcas comprometidas con el medio ambiente o para aquellas que necesiten vincular sus productos con la ecología. Joan Alvares, socio-director de Poko, ha asegurado que se trata de un soporte único en su espacio, pues “a diferencia de lo que ocurre con los soportes convencionales, aquí el impacto se produce en un terreno virgen de publicidad, reclamando la mirada del público en un momento de atención disponible”.

Por otra parte, Carlos Casas, impulsor del proyecto, defiende el soporte como un buen camino para evadir las prohibiciones publicitarias cerca de las pistas. “El público que viaja en avión es interesante para muchas marcas, que hasta hoy no tenían otra opción que anunciarse en el aeropuerto. Alrededor de las pistas está prohibido poner publicidad, pero nada prohíbe plantarla”.